Las prácticas de zero rating no ayudan a cerrar la brecha digital: la profundizan

Nov 28, 2022 | Acceso a Internet, destacado

La neutralidad de la red es un tema central para hablar del ejercicio de derechos. En una época en la que la libertad de expresión en línea se ve amenazada por varios frentes, la necesidad de mantener las características técnicas que hacen de Internet un espacio libre para todas las personas es cada vez más apremiante.

El viernes 18 de noviembre se llevó a cabo el proceso de constitucionalidad con radicado D-14516 de la Sala Plena de la Corte Constitucional Colombiana, en el cual R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales tuvo participación.

El Auto 1556 de 2022, que contiene tal decisión, trata de una demanda de inconstitucionalidad en contra de una parte del artículo 56 de la Ley 1450 de 2011, “por la cual se expide el Plan Nacional de Desarrollo, 2010-2014”. El artículo dice lo siguiente:

Artículo 56. Neutralidad en Internet. Los prestadores del servicio de Internet:

  1. Sin perjuicio de lo establecido en la Ley 1336 de 2006, no podrán bloquear, interferir, discriminar, ni restringir el derecho de cualquier usuario de Internet, para utilizar, enviar, recibir u ofrecer cualquier contenido, aplicación o servicio lícito a través de Internet. En este sentido, deberán ofrecer a cada usuario un servicio de acceso a Internet o de conectividad, que no distinga arbitrariamente contenidos, aplicaciones o servicios, basados en la fuente de origen o propiedad de estos. Los prestadores del servicio de Internet podrán hacer ofertas según las necesidades de los segmentos de mercado o de sus usuarios de acuerdo con sus perfiles de uso y consumo, lo cual no se entenderá como discriminación. (énfasis propio)

El artículo en comento tiene dos porciones normativas que son visiblemente contradictorias. La primera protege la neutralidad de la red, mientras que la segunda, al permitir el zero rating, hace inoperante esta protección.

El zero rating (o tarifa cero) es una práctica comercial que se da cuando un proveedor de Internet, normalmente un portador móvil, exenta a ciertos tipos de tráfico de contabilizar en el total de datos gastados por una persona usuaria de su red.

En varias ocasiones se ha señalado que el zero rating (o tarifa cero) es una práctica comercial contraria a la obligación general de trato equitativo del tráfico. Sin embargo, en la audiencia de la Corte Constitucional Colombiana, los proveedores de servicio a internet (PSI) argumentaron que esta práctica no solo era necesaria, sino también justa, pues permitía un fin tan loable como “cerrar la brecha digital”. Este mismo argumento se ha utilizado por otras jurisdicciones y en otros contextos para defender esta política de gestión de tráfico que representa severos riesgos para las personas que utilizamos internet.

Este argumento se basa en dos premisas que son falsas. Primero, que por las ganancias generadas a través de estos acuerdos comerciales es posible concentrar más inversión en infraestructura para zonas que no han sido aún conectadas. Esto es falso: no existe ninguna evidencia de que mayores ganancias se traduzcan en mayor inversión en zonas que, desde un principio, no son rentables para los grandes operadores de telecomunicaciones.

La mayoría de los datos que intentan encontrar una relación entre las ofertas de zero rating y la reducción de la brecha digital son correlaciones simples que, de ninguna manera, demuestran causalidad entre estos dos fenómenos. Incluso podríamos decir que las ofertas de tarifa cero, a pesar de promocionarse como un beneficio en el “acceso”, suelen provocar mayores costos económicos para el acceso a internet.

Existen análisis económicos que han demostrado que estas ofertas pueden incrementar el costo total de los datos móviles en el mercado. En la Unión Europea, un estudio demostró en 2017 que, en los mercados donde estas prácticas eran permitidas, el costo aumentó el 1% y, en los mercados en los que estaban prohibidas, hubo una reducción del 10% en los precios. Es decir, en muchas ocasiones este servicio de costo cero puede operar porque traslada el gasto a las personas consumidoras y ahoga el desarrollo de una internet neutral y asequible.

El segundo argumento es que, gracias a estas políticas, personas que no tendrían la posibilidad de acceder a Internet pueden hacerlo a costo cero a través de estas aplicaciones “gratuitas” en sus planes. Este razonamiento, además de incorrecto, es perverso.

Aunque parezca una causa social justa el darle a las personas la experiencia de acceder a un cachito de lo que conocemos con Internet, esto solamente distrae del verdadero problema. Las aplicaciones que se encuentran en estos paquetes no representan internet, ni la experiencia de navegar en ellas es equiparable.

Es justo la posibilidad de acceder a una variedad de información y de crear contenido la que hace de internet un espacio habilitante para el ejercicio de derechos. Pretender que el acceso a servicios amurallados es suficiente para las personas “desconectadas”, es como decir que es suficiente con garantizar únicamente una porción del derecho. Esto no solo desvirtuaría su experiencia en línea, sino que también crearía un escenario más proclive para la violación de derechos, la censura y los problemas de seguridad.

Cerrar la brecha digital implica más que la inversión directa en cobertura. Se necesitan políticas públicas diversas, que promuevan la competencia y se reduzcan los monopolios de telecomunicaciones, apoyen pequeños operadores, creen condiciones habilitantes para el desarrollo de redes comunitarias, bajen los costos de espectro y de licencias, entre otras estrategias que pueden ayudar a la reducción de la brecha sin la necesidad de poner en riesgo nuestras libertades.

Es indispensable empezar a hablar de un acceso significativo, que implique también servicios asequibles, de calidad y con la formación de habilidades digitales suficientes para que las personas no solo sean usuarias pasivas, sino que estén también en ejercicio pleno de sus derechos.


Imagen (CC BY) Gibrán Aquino

Publicaciones relacionadas

INAI y LigaMX ocultan funcionamiento del Fan ID

INAI y LigaMX ocultan funcionamiento del Fan ID

Ante el inicio de la implementación del Fan ID por parte de la LigaMX, aún se desconoce cómo será su funcionamiento. A pesar de que la Liga ha expresado que el Fan ID se encuentra alineado con las leyes sobre protección de datos personales, no es posible auditar estas afirmaciones debido a que el Instituto ha decidido clasificar como confidencial la información acerca de las características técnicas del sistema.

R3D se une a la Alianza de la Sociedad Civil Latinoamericana para el Acceso Justo al Conocimiento

R3D se une a la Alianza de la Sociedad Civil Latinoamericana para el Acceso Justo al Conocimiento

Desde R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales nos unimos a la Alianza de la Sociedad Civil Latinoamericana para el Acceso Justo al Conocimiento, un grupo de organizaciones que han trabajado por lograr paulatinamente el equilibrio entre el derecho de autor y las actividades de cultura y educación tales como investigadores, bibliotecas, museos, archivos, instituciones educativas y de investigación.

Organizaciones presentan Protocolo Modelo contra acoso y hostigamiento sexual y laboral

Organizaciones presentan Protocolo Modelo contra acoso y hostigamiento sexual y laboral

El Protocolo Modelo de Prevención y Actuación en Casos de Discriminación, Acoso y Hostigamiento Sexual y Laboral (Protocolo Modelo) en Organizaciones de la Sociedad Civil es resultado del trabajo de un año entre ocho instituciones (Fundar, Artículo 19, la Red en Defensa de los Derechos Digitales, Ambulante, Serapaz, Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, Equis Justicia para las Mujeres y Fondo Semillas) que se articularon para crear de “manera participativa y colectiva” para todo el sector.

¿Ciberseguridad para quién?: R3D cuestiona ausencia de sociedad civil en discusión sobre Ley de Ciberseguridad

¿Ciberseguridad para quién?: R3D cuestiona ausencia de sociedad civil en discusión sobre Ley de Ciberseguridad

“El proceso de elaboración de una ley de ciberseguridad no ha contemplado la participación equitativa de todos los actores”, señaló Grecia Macías, abogada de R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, durante la sesión de Parlamento Abierto convocada el lunes 31 de octubre por la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Cámara de Diputados.