La organización Fight for the Future (FFTF) ha lanzado una nueva campaña para exigir que empresas como Ticketmaster no utilicen tecnología de reconocimiento facial en conciertos y festivales de música, debido a los riesgos y posibles violaciones a los derechos humanos de fans que representa su uso.

Ticketmaster es parte de una misma empresa que organiza decenas de festivales de música en Estados Unidos y otras partes del mundo, como Bonnaroo, Austin City Limits, Electric Daisy Carnival y Electric Forest, entre otros, además de ser uno de los servicios más grandes a nivel global de venta de boletos.

De acuerdo con FFTF, Ticketmaster está invirtiendo en tecnología de reconocimiento facial. Como ha sido demostrado con anterioridad, esta tecnología contiene serios sesgos de origen que ponen en riesgo de identificación errónea a diversos grupos de personas, especialmente a quienes no son hombres caucásicos.

En el contexto de países como Estados Unidos, que cuenta con una gran diversidad étnica y es receptor de comunidades de personas migrantes, el uso de tecnología de reconocimiento facial en conciertos y festivales pone en riesgo a “fans en situación migratoria irregular, fans de origen afro, transgénero o con algún récord criminal, de ser injustamente detenidas, hostigadas o juzgadas”.

La imprecisión e invasividad de esta tecnología ha sido documentada en distintos países, como EE.UU., Reino Unido, Argentina o Brasil, y cada vez existe mayor evidencia de su inefectividad como herramienta para disminuir la incidencia delictiva. Incluso las autoridades de la Unión Europea ya anunciaron que trabajarán para regular la forma en que los datos de las personas son recolectadas por herramientas de reconocimiento facial y evitar su uso indiscriminado.

“Exijo la libertad de disfrutar de la música sin preocuparme de que esté siendo observado. La vigilancia con reconocimiento facial está sesgada, es invasiva y viola mis derechos fundamentales. Yo no quiero acudir a ningún evento en el que sea utilizada. Urjo a todos los músicos, festivales, sedes de conciertos y empresas de boletaje a rechazar esta tecnología”, indica la petición.

Artistas y celebridades del mundo de la música como Tom Morello, Amanda Palmer, Laura Stevenson, entre otros, se han unido a esta campaña.


Imagen de Thomas Hawk (CC BY-NC 2.0)