La oposición a la reforma a la Ley Federal de Derecho de Autor a partir de la campaña #NiCensuraNiCandados ofrece una oportunidad interesante para que desde México y América Latina se genere una agenda positiva sobre la gestión del conocimiento, aseguró Luis Fernando García, director de R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, durante el panel “Impulsando reformas al derecho de autor en América Latina” del Congreso Global de Propiedad Intelectual e Interés Público.

En su participación, el director de R3D consideró que la revisión en la Suprema Corte de Justicia de la Nación de la acción de inconstitucional interpuesta por la CNDH contra las reformas ofrece una oportunidad interesante para “generar un precedente judicial desde nuestra región que pueda incentivar ya no nada más las defensas del embate ante el maximalismo (del derecho de autor), sino también una agenda positiva.”

García también narró los impactos de la reforma a la Ley Federal de Derecho de Autor en México en 2020, la cual fue resultado de la implementación del capítulo de Propiedad Intelectual del Tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), y que entre sus principales y más negativas medidas incorporó el mecanismo de notificación y retirada a la legislación mexicana.

El abogado recordó que este mecanismo es contrario a la libertad de expresión y, como se ha documentado ampliamente, su aplicación ha provocado la remoción de contenido de interés público; en México esto ya ha afectado a medios independientes y digitales, los cuales han recibido notificaciones abusivas con consecuencias negativas para las personas que consumen esta información.

Entre las otras medidas que promovieron las reformas fue la prohibición a la evasión de medidas tecnológicas de protección, incluso para llevar a cabo usos legales que antes permitía la legislación mexicana. García criticó que en México importamos las restricciones al derecho de autor del Norte global, pero no las excepciones, flexibilidad, ni doctrinas como la de uso justo, que nos permitirían tener una válvula de escape para el acceso a la cultura y ciencia en nuestras sociedades.

El director de R3D consideró que el ruido generado con la campaña #NiCensuraNiCandados ha permitido el avance de iniciativas, algunas próximas a presentarse en el Congreso, para expandir las excepciones y limitaciones al derecho de autor, reducir el término de protección del derecho de autor e incluso la incorporación del “uso justo” a la legislación, entre otras. Todos, esfuerzos para reducir los negativos impactos de las reformas aprobadas el año pasado.

García concluyó su participación haciendo un llamado para utilizar la “energía defensiva” de la sociedad civil ante el maximalismo del derecho de autor y convertirla en una fuerza para impulsar un mejor sistema para gestionar el conocimiento de una forma completamente distinta a la hegemónica en la actualidad con el derecho de autor en el centro.


Imagen de Iain Farrell (CC BY-ND 2.0)