• El anteproyecto favorece los intereses comerciales de las empresas de telecomunicaciones al permitir que proveedores de contenidos, aplicaciones y servicios en Internet les paguen para priorizar su tráfico.
  • El IFT abre la puerta a la censura gubernamental al contemplar facultades para que autoridades soliciten bloqueos en Internet.
  • ¡El Internet como conocemos está en riesgo! Tenemos hasta el 6 de marzo de 2020 para participar en la consulta pública y defender la neutralidad de la red.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) anunció, el miércoles 18 de diciembre, la publicación del “Anteproyecto Lineamientos para la gestión de tráfico y administración de la red a que deberán sujetarse los concesionarios y autorizados que presten el servicio de acceso a Internet” y la apertura de un proceso de consulta pública, vigente desde este día hasta el 6 de marzo de 2020.

Si bien celebramos que tras más de cinco años de injustificado retraso, e incluso un juicio de amparo promovido por R3D, finalmente se haya iniciado el proceso de consulta pública para la emisión de los lineamientos, observamos con gran preocupación el contenido del anteproyecto, el cual amenaza gravemente la neutralidad de la red y la libertad de expresión para favorecer los intereses comerciales de las empresas de telecomunicaciones.

Por ejemplo, los Lineamientos pretenden autorizar, mediante diversas figuras como los “servicios diferenciados y especializados”, que las empresas de telecomunicaciones puedan dar un trato preferencial al tráfico de aplicaciones, servicios o contenidos en Internet que paguen para ello o incluso abriendo la puerta a que favorezcan a sus propios servicios, aplicaciones y contenidos en perjuicio de la innovación y la competencia.

En este sentido, el Anteproyecto de Lineamientos le daría el poder a empresas como Telmex o AT&T para elegir ganadores y perdedores en Internet, incluyendo la posibilidad de beneficiar a sus propias aplicaciones, contenidos y servicios en perjuicio de la libertad de elección de los usuarios y de nuevos emprendedores que hoy no necesitan pedirles permiso o pagarles para poder competir en igualdad de circunstancias.

Así mismo, es preocupante que el anteproyecto del IFT abra la puerta a la censura gubernamental, al contemplar, sin fundamento legal alguno y en contra de la Constitución, que las autoridades tengan la facultad de solicitar bloqueos en Internet, una situación que implicaría una grave violación a la libertad de expresión en línea.

Igualmente, resulta decepcionante que el IFT, a diferencia de otros reguladores, no contemple mecanismos específicos y efectivos para detectar y sancionar violaciones a la neutralidad de la red, entre otras deficiencias que en su momento serán puntualmente señaladas dentro de la consulta pública.

En definitiva, el Anteproyecto no cumple con los requisitos establecidos en el artículo 145 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, por lo que hacemos un llamado a todas las personas usuarias de Internet, organizaciones, start-ups, proveedores de servicios, aplicaciones o contenidos en Internet, especialmente las pequeñas y medianas, a participar en la consulta pública y expresar su rechazo al Anteproyecto. Un Internet libre para todos y todas es lo que está en juego.

Contacto para entrevistas

Luis Fernando García

contacto@r3d.mx

55 5504 1636