La justicia brasileña acusó al periodista estadounidense Glenn Greenwald de haber quebrantado leyes de ciberdelitos tras publicar una investigación en 2019, en la que expuso irregularidades cometidas por el ministro Sergio Moro, junto con otras autoridades, mediante archivos filtrados como conversaciones privadas, grabaciones de audio, fotografías, entre otros.

De acuerdo con las fiscales brasileños, Greenwald es acusado de pertenecer a una organización criminal que obtuvo acceso ilegal a teléfonos de oficiales públicos. Desde que se publicó la historia, en julio del año pasado, el periodista ha estado bajo la mira del gobierno de Jair Bolsonaro. Ese mes, por ejemplo, el gobierno arrestó a cuatro personas por haber obtenido acceso de forma ilegal a la cuenta de Telegram de Facebook.

La acusación hacia Greenwald se ha convertido en un nuevo ejemplo de cómo los gobiernos utilizan arbitrariamente sus leyes de ciberdelitos o delitos informáticos para perseguir a personas periodistas y alertadoras que están expusieron información de interés público, como es el caso de Julian Assange, fundador de Wikileaks, quien enfrenta cargos en Estados Unidos por haber ayudado a Chelsea Manning, quien se encuentra actualmente en prisión, a obtener documentos confidenciales.

“Sobre los cargos criminales presentados por el gobierno de Bolsonaro; es un grave y obvio ataque contra la libertad de prensa, presentados por un juez de ultraderecha. Vamos a defender la libertad de prensa y no seremos intimidados por autoridades abusando su poder. El periodismo continuará.”, aseguró Greenwald en su cuenta de Twitter.

Greenwald también es reconocido por su participación en 2013 en el esfuerzo para dar a conocer documentos de la Agencia Nacional de Seguridad, filtrados por Edward Snowden.


Imagen de Gage Skidmore (CC BY-SA 2.0)