La iniciativa Free Basics de Facebook ha sido cancelada en una media docena de países de alrededor del mundo, entre estos, El Salvador, Santa Lucía, Bolivia, Papua Nueva Guinea, Trinidad y Tobago, República del Congo y Myanmar, tras acusaciones hechas en este último país de que sirvió para potenciar un discurso de odio sobre limpieza étnica, de acuerdo con el medio The Outline.

Myanmar era uno de los mercados más importantes para la iniciativa, con 30 millones de usuarios, muchos de los cuales obtuvieron acceso por primera vez a Internet en un entorno cercado por Facebook como es Free Basics, que decide qué sí pueden ver y qué no.

Esta no es la primera crítica que recibe Free Basics, el cual fue rechazado en la India en 2016 por ser contrario a la neutralidad de la red, o estudios como el de Global Voices que lo señalan por no buscar mayor acceso a Internet, sino promover el modelo de negocios de Facebook.

Nikhil Pahwa, activista que se opuso a esta iniciativa en India, explicó al medio que uno de los grandes problemas que acarrea el uso de Free Basics es que en países como Myanmar se ha vuelto, básicamente, un sustituto de Internet para la población y la única red social. La falta de capacidad de Facebook para atacar el discurso de odio con suficiente velocidad se vuelve crítico en una plataforma que crea una burbuja de filtros y refuerza o influencia la visión de sus usuarios.

Cuestionado en el Congreso de Estados Unidos sobre el papel que tuvo Facebook en la crisis de Myanmar, Mark Zuckerberg explicó que estaban contratando más expertos en birmano ya que el “discurso de odio es muy específico al lenguaje y se necesita incrementar nuestro esfuerzo de forma dramática”.

“Tal vez Facebook debe considerar no ingresar de forma agresiva a más personas en línea a través de su programa de Internet gratuito y su plataforma, hasta que haya analizado el alcance de las distintas formas en que impacta a la sociedad y también a la nación entera”, expresó May, profesor de una universidad de Yangon a The Outline.