Un tribunal de apelaciones del Reino Unido determinó que Julian Assange sí podrá ser extraditado a los Estados Unidos, donde podría enfrentar una condena de hasta 175 años en prisión, por 18 cargos bajo las leyes de Espionaje y Abuso y Fraude Informático, informó el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

El mismo Comité se dijo decepcionado con la determinación del tribunal, “un movimiento que daña seriamente al periodismo”, ya que la persecución del fundador de Wikileaks por el Departamento de Justicia de Estados Unidos crea un dañino precedente legal, de que se puede perseguir a periodistas por interactuar con sus fuentes.

“La administración Biden se comprometió a apoyar al periodismo esta semana en su Cumbre por la Democracia. Podría empezar removiendo la amenaza de persecución bajo la Ley de Espionaje, ahora pendiendo sobre las cabezas de periodistas de investigación en cualquier lugar”, declaró el director de CPJ, Robert Mahoney.

El caso contra Assange nació en la administración Trump, en 2019, y anteriormente organizaciones internacionales que defienden la libertad de expresión han alertado sobre los graves impactos que tendría de ser condenado.

“[Esta decisión] establece un precedente peligroso que puede ser usado para atacar a todas las organizaciones de noticias hagan rendir cuentas al gobierno al publicar sus secretos. Y es igualmente peligroso para los periodistas estadounidenses que revelen los secretos de otras naciones. Si EE.UU. puede procesar a un editor extranjero por violar nuestras leyes de secrecía, nada previene que China o Rusia hagan lo mismo”, señaló Ben Wizner, director del Proyecto de Expresión, Privacidad y Tecnología de la Unión Americana por las Libertades Civiles.

La Ley de Espionaje también fue utilizada como base en las acusaciones en contra de Chelsea Manning, quien en 2010 filtró más de 700 mil archivos militares y correspondencia diplomática estadounidense a Wikileaks.

En Twitter, el informante Edward Snowden condenó la decisión. “Julian Assange es uno de los prisioneros políticos con la condena más larga en el mundo occidental; cada nivel del caso en su contra ha sido realizado a través de la corrupción y el abuso procesal”, señaló el activista.


Imagen de Ministerio de Cultura de la Nación (CC BY-SA 2.0)