Apple anunció que a partir de 2022 ofrecerá acceso a piezas originales, herramientas y manuales para que las personas puedan reparar sus propios dispositivos iPhone de las series 12 y 13 (y próximamente computadoras Mac) en Estados Unidos.

La declaración de la compañía es un importante paso en el reconocimiento de que las personas tienen derecho a reparar sus propios dispositivos y que la información para hacerlo debe ser pública y accesible. Por primera vez en 20 años, Apple publicará un manual de reparación para su dispositivo más famoso, aunque al principio solo se centrará en la pantalla, batería y cámara.

Este anuncio va en contrasentido de lo que muchas veces declaró la compañía: que permitir que las y los usuarios repararan sus propios dispositivos sería peligroso, tanto para las personas como para los aparatos.

A pesar de lo positivo de la noticia, la organización iFixit criticó el anuncio del modelo de reparación, ya que fue desarrollado con base en el Programa de Proveedor de Reparación Independiente, el cual no permite reemplazar una parte descompuesta por la de otro dispositivo ya usado, sino que obliga siempre a comprar partes nuevas y las “encadena” a través de los números seriales.

Asimismo, la organización critica que no exista todavía información sobre la posibilidad de utilizar el programa de Apple TrueTone para restaurar las lecturas de “salud” de la batería u otras herramientas para retirar advertencias que despliegan los teléfonos sobre partes originales que no se ordenaron directamente de la compañía.

De acuerdo con iFixit, existe un incentivo financiero por los precios de los repuestos que fomentaría que las personas busquen reparar directamente los dispositivos con Apple; además, al cerrar más su ecosistema de piezas a través de los números seriales, hay un “menor incentivo para que Apple ayude a quienes utilizan partes de terceros o incluso las que se rescatan de otros iPhone”.

Para evitar que la iniciativa de Apple provoque una mayor monopolización del mercado de repuestos, iFixit hace un llamado con urgencia a que Estados Unidos apruebe una legislación para garantizar el derecho a reparar.


Imagen de DA★AutoManiA (CC BY-NC-ND 2.0)