La Fundación Wikimedia lanzó un llamado a las y los legisladores europeos para que modifiquen la propuesta de la Ley de Servicios Digitales (DSA por sus siglas en inglés). De acuerdo con la Fundación, la DSA pretende aplicar soluciones al complejo problema de contenido ilegal en línea que no son aplicables a las comunidades y plataformas descentralizadas.

La organización señala que la propuesta utiliza como modelo a las grandes compañías como Facebook o Google, por lo que pide que se reformule para proteger las iniciativas sin fines de lucro, proyectos de gobernanza comunitaria y de interés público como Wikipedia.

Para lograrlo, Wikimedia recomienda cuatro puntos fundamentales que se deben modificar. El primero consiste en enfrentar el modelo de negocios que promueve la compartición de contenido; es decir, la publicidad dirigida, cuyos algoritmos están en el centro de lo que busca prevenir la legislación, ya que maximizan el impacto y alcance del contenido.

En segundo lugar, la Fundación cuestiona que las obligaciones propuestas en el Artículo 12 hace imposible los modelos alternativos de moderación de contenidos, como el de Wikipedia, que dependen del contexto para aplicar sus reglas. En la plataforma, las políticas para contenidos y conductas son desarrolladas y aplicadas por las y los voluntarios.

La tercera recomendación considera que los procesos de identificación y remoción de contenido ilegal deben incluir a las comunidades. El modelo de la DSA está dirigido a las plataformas centralizadas en las que la moderación de contenido no permite a las personas usuarias tomar decisiones, por lo que se teme que la ley desincentive a sistemas alternativos, que apoyan el uso de moderación comunitaria y procesos deliberativos.

“El resultado de esto sería un mundo en línea en el cual los proveedores de servicio, y no las personas, serían quienes controlan la información disponible en la red, y nos preocupa que esta provisión produzca el efecto contrario a la intención de la DSA, al darle más poder a las plataformas, mientras se lo quita a las personas que las usan”, se explica en el documento.

Finalmente, Wikimedia advierte que la propuesta de DSA incentiva la moderación algorítmica, la cual tiene una capacidad muy limitada para identificar contenido de interés público. Este es el caso del contenido que puede interpretarse como “extremo” o “no apropiado”, como la documentación de violaciones graves a los derechos humanos.


Imagen de Piqsels