La Unión Europea publicó el borrador de dos nuevas legislaciones fundamentales para el entorno digital: la Ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés), que obliga a mayor transparencia y debido proceso a plataformas en línea, y la Ley de Mercados Digitales (DMA, por sus siglas en inglés), que norma el actuar de empresas que proveen “servicios de plataforma central”.

ARTICLE 19 revisó ambas propuestas y su posible impacto en los derechos humanos de millones de personas usuarias de Internet en Europa, e indirectamente fuera de la UE, e hizo un llamado a las instituciones europeas para que aseguren la mayor protección para los derechos humanos, como la libertad de expresión, durante el proceso legislativo.

El análisis preliminar de la organización encontró que la DSA mantiene partes fundamentales de la Directiva de Comercio Electrónico, como la inmunidad de responsabilidad para las plataformas y la prohibición en el monitoreo general; además, contiene disposiciones sobre transparencia y requisitos para mecanismos de quejas internas y un paso positivo, aunque no suficiente, al incluir mecanismos externos como los acuerdos fuera de una corte.

Sin embargo, ARTICLE 19 advierte que la Comisión Europea está proponiendo la implementación del mecanismo de “notificación y retirada”, que la organización considera como “nada menos que los gobiernos delegando poderes de censura a compañías privadas”.

En cambio, la DMA contiene avances que la organización considera importantes, especialmente sobre la posición económica que tienen las plataformas que fungen como gatekeepers, pero señala que no se debe dejar de lado que éstas también tienen un impacto en el ejercicio de los derechos humanos en el entorno digital, especialmente en relación con derechos como la privacidad y la libertad de expresión e información. Por lo que ARTICLE 19 pide que se garantice la pluralidad y diversidad en línea al momento de legislar esta ley.

Finalmente, la organización considera bienvenida la disposición que podría obligar a las plataformas como Facebook a hacer sus servicios interoperables con sus competidoras, en ciertos casos específicos, pero asegura que las obligaciones de interoperatividad deberían estar acompañados de requisitos para desagregar alojamiento y actividades de moderación de contenidos, para realmente reducir la falta de balance en los mercados de redes sociales y tener un impacto positivo en la industria, usuarios y otras compañías.

Esto permitiría a las personas usuarias, escoger a qué tipo de moderación de contenido se sujetan y qué compañía aloja y accede a sus datos.


Imagen de verkeorg (CC BY-SA 2.0)