La compañía japonesa Canon enfrenta una demanda colectiva en Estados Unidos por abusar de los candados digitales (DRM) para inhabilitar funciones de escaneo y fax en equipos multifuncionales si la impresora no cuenta con cartuchos de tinta.

La demanda, impulsada por un ciudadano de nombre David Leacraft, señala que la empresa ha incurrido en publicidad engañosa y prácticas de enriquecimiento indebido, debido a que no hay motivos técnicos para que las características del dispositivo dejen de funcionar cuando el equipo no cuenta con un nivel determinado de tinta.

“Canon no alerta a consumidores que la tinta es un componente necesario para escanear o enviar documentos por fax. Como resultado, los consumidores son forzados a incurrir en cargas inesperadas y gastos innecesarios”, se lee en el documento, de acuerdo con el sitio Techspot.

De acuerdo con la acción legal, Canon realiza estas acciones indebidas con el fin de incrementar sus ventas de reemplazos de cartuchos de tinta, y citan estudios de organizaciones de derechos de consumidores sobre cómo las empresas fabricantes venden estos dispositivos por debajo de su precio real, ya que el verdadero negocio se encuentra en la venta de consumibles.

Problemas similares se han reportado desde 2016, en los que se menciona que los cartuchos de tinta no solo deben estar instalados en la impresora, sino que también requieren obligatoriamente tener tinta disponible para poder utilizar todas las características del dispositivo.

Este es un claro ejemplo de cómo las compañías fabricantes utilizan los candados digitales para evitar que las y los consumidores puedan disfrutar libremente de la tecnología que ya adquirieron, forzándolos a seguir comprando consumibles de la marca o reparando sus dispositivos en “sitios autorizados”.

En México, la reforma a la Ley Federal de Derecho de Autor de 2020 criminaliza la elusión de medidas tecnológicas de protección (candados digitales) sin contemplar excepciones como inspeccionar, reparar, dar mantenimiento o modificar un dispositivo tecnológico. Dicha reforma fue impugnada por la CNDH mediante una acción de inconstitucionalidad pendiente de resolución.


Imagen de Daniel Foster (CC BY-NC-SA 2.0)