Diversas autoridades brasileñas de competencia, seguridad pública, protección de datos y derechos del consumidor pidieron a WhatsApp detener la aplicación de su nueva política de privacidad hasta no cumplir con una serie de recomendaciones en la materia, so pena de violar las leyes brasileñas.

Estas recomendaciones se basan en el cumplimiento de las leyes de protección de datos personales, transparencia y competencia económica, así como el daño que puede ocasionar a los derechos de las personas usuarias en Brasil que la prestación del servicio esté condicionada a la aceptación de la nueva política.

Las autoridades piden a WhatsApp: aplazar la entrada en vigor de su nueva política de privacidad hasta que se adopten las recomendaciones; abstenerse de restringir el acceso a las personas usuarias a las funciones de la aplicación en caso de no adherirse a esta nueva política y adoptar las medidas de transparencia y tratamiento de datos personales en los términos de la Ley General de Protección de Datos del país.

Además, en el mismo sentido, pidieron a Facebook abstenerse del tratamiento o compartición de datos recopilados por WhatsApp con base en los cambios de la nueva política de privacidad, hasta que los organismos reguladores no se posicionen.

Esto representa un hito importante en la defensa de las personas usuarias en Brasil y el mundo, porque implica un reconocimiento de la protección de datos personales como un derecho fundamental, señaló el abogado brasileño Rafael Zanatta.

Además, explica Zanatta, estas recomendaciones implican una acción conjunta de diversas instituciones del estado brasileño que se centra en dos preocupaciones: la condicionante del servicio a la aceptación de los nuevos términos ─es decir, dejar sin alternativa a las personas usuarias─ y porque se citan criterios de dominancia en mercados digitales y el abuso de poder económico.

En enero de 2021, WhatsApp anunció un cambio en su política de privacidad que implicaría compartir más datos de las personas usuarias para la integración de otros servicios de Facebook; sin embargo, debido a la fuerte oposición que recibió, decidió retrasar su entrada en vigor hasta el 15 de mayo.

Finalmente, el 7 de mayo, WhatsApp modificó la obligatoriedad de aceptar la nueva política de privacidad. En lugar de cerrar la cuenta de las personas usuarias, el servicio de mensajería irá paulatinamente desactivando funciones hasta dejar inoperante la plataforma para quienes no acepten los cambios.


Imagen de Senado Federal (CC BY 2.0)