“No tenemos que decidir entre el autoritarismo del Estado y el autoritarismo de las empresas”, expresó Luis Fernando García, director ejecutivo de R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, durante su intervención en el Foro de Discusión sobre la Iniciativa de Ley para Regular Redes Sociales, organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídica de la Universidad Nacional Autónoma de México.

García participó en la mesa “Riesgos y perspectivas a futuro de las redes sociales”, en donde externó que, aunque es positivo que se exprese que el impulso regulatorio actual busca la protección de los derechos humanos, es importante advertir que “las buenas intenciones no garantizan buenas regulaciones”.

El director ejecutivo de R3D consideró que la iniciativa presentada por el senador Ricardo Monreal “intenta regular con una brocha gorda algo que necesita un pincel muy fino”, refiriéndose a que la amplitud de las propuestas puede tener consecuencias adversas a la intenciones originales de la regulación.

Al respecto, García puntualizó que es erróneo considerar que el Internet está desregulado. Señaló que “el Estado no es dueño, amo o señor de Internet; tampoco es el único que tiene algo que decir”, y recordó que se trata de una red interoperable, descentralizada y abierta donde intervienen múltiples partes interesadas.

Sin embargo, enfatizó que el Estado tampoco puede renunciar a su obligación de proteger los derechos humanos frente a decisiones y políticas de actores privados, rechazando “el argumento neoliberal de que las empresas pueden hacer lo que quieran”. Por el contrario, el director de R3D invitó a regular acerca de la concentración de poder, la competencia y la privacidad, ámbitos que también tienen un impacto en la libertad de expresión en línea.

De igual manera, advirtió de los riesgos de “copiar y pegar” discusiones sobre experiencias regulatorias en otras jurisdicciones, como Estados Unidos y la Unión Europea, sin entender las diferencias conceptuales con la libertad de expresión en México y la región. Recordó, por ejemplo, que la censura no está prohibida en Europa, algo que es incompatible con la Constitución mexicana y la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Sobre la iniciativa del senador Monreal, García criticó la vaguedad con la que se definen los entes regulados, además de señalar que la medida restringe la moderación descentralizada de contenidos que ejercen plataformas como Wikipedia o Reddit. Asimismo, recalcó que permitir que el Estado tenga la facultad de censurar noticias falsas sería inconstitucional y violatorio de la prohibición de censura.

Para no restringir en exceso la libertad de moderación de las plataformas en línea, García llamó a centrarse en la regulación del proceso, con medidas como la obligación de presentar reportes de transparencia, informar de manera adecuada sobre suspensiones de cuentas o eliminación de contenidos, e implementar mecanismos de apelación independientes. También propuso que el Estado contemple alternativas como exigir que las empresas hagan interoperables sus plataformas digitales o que desagreguen el alojamiento de contenidos de las tareas de moderación.

Finalmente, García reiteró su invitación a la cautela al momento de promover regulaciones a las plataformas digitales, recordando que estas discusiones llevan años a nivel global, mientras que en México se han conducido con premura. “La perspectiva de legislar en tres meses da un margen muy estrecho para la protección de derechos humanos de las personas”, finalizó.


Imagen de Pixabay