El gobierno federal de Estados Unidos está preocupado por la pandemia. No necesariamente por sus implicaciones en la salud pública, sino por el efecto negativo que puede tener el uso de los cubrebocas para la efectividad de las tecnología de reconocimiento facial, reveló un boletín del Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) y otras agencias federales de seguridad de este país, revelado por The Intercept.

Para el DHS, el uso de mascarillas también podría tener un impacto en las “operaciones de seguridad” que incorporan sistemas de reconocimiento facial, como cámaras de video, equipos y programas de procesamiento de imágenes y algoritmos de reconocimiento, durante la pandemia y en los siguientes meses que permanezca el riesgo epidémico.

El boletín revela también la visión del Departamento sobre las personas que utilizan alguna forma de máscara o accesorio para ocultar su identidad, fuera de la recomendación de salud pública. Aseguran que hay “violentos extremistas” y “otros criminales” que históricamente han mantenido su interés en evitar el reconocimiento facial y que buscarán aprovechar la oportunidad para lastimar la efectividad de estos sistemas en espacios públicos.

El DHS reveló su preocupación de que el uso de mascarillas se mantenga durante tiempo indefinido. Incluso después de que se levanten las obligaciones de uso de cubrebocas, señala el boletín, se prevé que un porcentaje de la población seguirá utilizándolo, lo que continuará impactando la efectividad de los sistemas.

La preocupación del DHS no es injustificada. Diversos experimentos han demostrado que el uso de mascarillas aumenta significativamente el margen de error de los algoritmos de reconocimiento facial, una tecnología que ya presenta enormes sesgos al tratar de identificar a personas de pieles oscuras, mujeres y personas con una identidad sexogenéricas no binarias, como la comunidad trans.

Además, las agencias de seguridad locales y federales de EE.UU. están recurriendo cada vez más al uso de esta invasiva tecnología; por ejemplo, recientemente en diversas ciudades de este país se utilizó el reconocimiento facial para llevar a cabo arrestos contra personas que participaron en protestas por el movimiento Black Lives Matter, meses después.


Imagen de Pixabay