Ludwig Ahgren, un streamer de videojuegos, descubrió que el sistema de notificación y retirada de YouTube está siendo abusado para estafar a creadores de contenido. El método consiste rastrear videos de la plataforma que utilicen fragmentos de música de videojuegos para intentar reclamar su monetización.

Los estafadores cargan segmentos de música en sus canales de YouTube, para posteriormente hacer denuncias por violaciones de derechos de autor a otros usuarios, aprovechándose del miedo o el desconocimiento de la persona afectada para obtener la monetización del contenido.

El método se aprovecha de que muchas empresas de videojuegos generalmente no envían este tipo de solicitudes de remoción para evitar dar de baja vídeos de los streamers.

Ahgren recibió uno de estos intentos de estafa por un vídeo en el que utiliza un fragmento musical de The Legend of Zelda Ocarina of Time. El streamer se percató que la reclamación no provenía de Nintendo –empresa propietaria del videojuego– sino de una cuenta de nombre “Happy Doge”. El creador buscó el video citado en la reclamación para descubrir que era una recopilación de fragmentos de canciones populares y efectos de sonido.

YouTube permite este tipo de estafas debido a que el mecanismo de notificación y retirada no incorpora ninguna forma de revisión para las partes ni de personal de la plataforma.

Esta es otra muestra de cómo este mecanismo –recientemente adoptado en la legislación mexicana– es abusado para retirar contenidos legítimos, desde música que se encuentra en el dominio público, hasta información periodística que afecta a políticos y empresas.