Sustituir la batería de un teléfono es una de las reparaciones más comunes. Las baterías suelen perder capacidad de carga con el paso del tiempo, por lo que cambiarlas es una forma de extender la vida útil de tu dispositivo. Sin embargo, Apple quiere asegurarse de que solamente puedas hacer en sus centros autorizados.

Apple ha vinculado las baterías de los nuevos modelos del iPhone (XS, XS Plus y XR) con los dispositivos, de modo en que, si la pila es cambiada por alguien ajeno a la empresa, aparezca un mensaje de advertencia. Además, la empresa limita el acceso a algunas características sobre la batería, como saber su máxima capacidad o su salud, informó el medio Motherboard.

Esta característica fue agregada a las baterías después de que a principio de año, en el informe para inversionistas, Apple reconociera que permitir el reemplazo de baterías en sus teléfonos iPhone provocó que tuvieran menores ganancias.

Esta decisión afecta a los reparadores independientes, quienes suelen ofrecer precios más asequibles a los usuarios. Los consumidores también se ven limitados en el caso de tener que hacer una reparación de emergencia, y el control de precios de Apple también incentiva a que se compren nuevos teléfonos, en lugar de extender la vida de los existentes.

Este tipo de medidas también interfieren con el llamado “derecho a reparar” al no reducir las alternativas que tienen las personas para arreglar (por sí mismos o con un reparador independiente) sus propios aparatos.


Imagen de Johannes Maximilian (CC BY-SA 4.0)