En una carta dirigida a inversionistas, Tim Cook, director ejecutivo de Apple, aseguró que uno de los factores que evitaron la venta de un mayor número de sus teléfonos en 2018 fue que las personas están reparando sus dispositivos.

“Mientras los retos macroeconómicos en algunos mercados contribuyeron en buena medida a esta tendencia [la baja en ventas del iPhone], creemos que hay otros factores que impactaron ampliamente al rendimiento del iPhone, incluyendo a los consumidores adaptándose a un mundo con menos subsidios a los operadores, el aumento de precios debido a la fortaleza del dólar estadounidense, y algunos clientes aprovechando la significativa reducción de precios de las baterías de iPhone”, menciona la carta.

Durante años, Apple ha sido una de las principales empresas que se han opuesto al llamado “derecho a reparar” a través de esfuerzos legislativos o mediante demandas en contra de reparadores independientes. La empresa también ha propuesto la inclusión de candados digitales para evitar que las personas puedan arreglar los desperfectos de sus aparatos en centros no autorizados por la marca.

A finales de 2017, se descubrió que Apple estaba ralentizando el rendimiento de los iPhone con baterías viejas, a lo que la empresa respondió que se trataba de un mecanismo para evitar los picos de rendimiento y que los teléfonos no se apagaran de forma automática. Sin embargo, la empresa no informó a los usuarios que estaba haciendo más lentos sus teléfonos, lo que levantó serias sospechas sobre que Apple estaba basando su modelo de negocios en la obsolescencia programada.

Debido al enojo público, Apple ofreció eventualmente una solución a sus clientes para reemplazar las baterías viejas de los iPhone por solo 29 dólares. Este programa terminó el 31 de diciembre de 2018, de acuerdo con Motherboard.

Aunque Apple ha negado públicamente que su modelo de negocios se base en la obsolescencia programada, el contenido de esta carta a los inversionistas –en la cual Cook está obligado legalmente a decir la verdad– confirma que la empresa sí percibe como un riesgo para sus finanzas que los usuarios tengan opciones para reparar sus dispositivos.


Imagen original de Pixabay