Gracias a los esfuerzos de la Biblioteca Pública de Nueva York (PLNY) millones de libros publicados previo a 1964 han sido reconocidos como de dominio público en Estados Unidos por lo que ahora cualquier persona podrá disfrutarlos de forma gratuita y en una gran variedad de formatos.

De acuerdo con Motherboard, la PLNY pagó recientemente para analizar gramaticalmente y ordenar los registros de millones de obras registradas en Estados Unidos las cuales se encontraban en el Catálogo de Entradas de Derecho de Autor, creado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos en la década de 1970.

Todas las obras registradas antes de 1964 debían extender su registro de derechos de autor por escrito, de otra forma, éste caducaría tras 28 años y, por lo tanto, entrarían al dominio. La Biblioteca convirtió toda la información a un formato XML, lo que permitió que se pudiera buscar qué registros antiguos fueron renovados y determinar que cerca del 80 por ciento de los libros publicados entre 1923 y 1964 pertenecen al dominio público en Estados Unidos.

La liberación de tantas obras al dominio público es importante en un momento en que las grandes corporaciones que son propietarias de millones de obras voltean a mecanismos restrictivos, como los candados digitales (DRM) para evitar que el conocimiento sea accesible, como el caso de la editorial Pearson, quien dejará de publicar libros físicos para mudar a una plataforma digital y controlada por restricciones digitales.

“Creo que es realmente importante en un mundo donde unas pocas corporaciones son cada vez más dueñas de la cultura popular. Tú puedes leer gratis un libro de dominio público y puedes usarlo como material en crudo para tu creatividad sin pedir permiso. Y una vez que alguien hace una copia electrónica de un a obra de dominio público, es más difícil que se pierda para siempre que una obra bajo derecho de autor”, aseguró al medio Leonard Richardson, un blogger y programador de Nueva York que ha seguido el desarrollo de esta historia.

Estas obras son un valioso repertorio de información y conocimiento que incluso no se sabía que estaba ahí, como la primera edición de “El sistema de tiempo compartido compatible: una guía de programador” un libro que de acuerdo con Richardson describe un sistema importante para la historia de la computación.


Imagen de Libreshot