Ante el cierre inminente de su tienda de libros, Microsoft informó a los usuarios de su plataforma de e-books que, a partir de este mes, apagará su servidor de restricciones digitales (DRM), por lo que quienes hayan adquirido un título en esta tienda ya no podrán hacer uso del archivo.

De acuerdo con un artículo de Motherboard, Microsoft reembolsará el valor de los libros, e incluso dará bonificaciones a quienes hayan hecho anotaciones. Sin embargo, los e-books adquiridos se perderán, por lo que los lectores deberán comprarlos nuevamente en otras plataformas.

“Este es el ejemplo más reciente de cómo en la era moderna, tú en realidad no posees las cosas que compras (…) E-books, música y vídeos comprados electrónicamente pueden, de forma similar, desaparecer por un capricho, a veces con poco o ningún alternativa para el usuario final”, señala el texto.

Cory Doctorow, activista y escritor que ha tocado el tema de los candados digitales, ha señalado desde hace años que el DRM no es utilizado para construir o proteger mejor los productos, sino para encerrar a los usuarios dentro de un ecosistema comercial de una compañía. “Microsoft nos dice que nunca compramos nada, que solamente obtuvimos una licencia condicionalmente”, indicó Doctorow.

Este caso ilustra la razón por la que grupos de consumidores y organizaciones de derechos digitales combaten el DRM y promueven el derecho a reparar y legislaciones afines, formas de que la tecnología vuelva a estar en las manos de los usuarios y no únicamente de las corporaciones.


Imagen original de LearningLark (CC BY 2.0)