Los bancos Jefferies Financial Group Inc. y Credit Suisse Group AG, quienes adquirieron una parte de NSO Group, están teniendo serios problemas para encontrar compradores para la deuda de 500 millones de dólares que contrajeron en la operación.

Esta falta de ofertas está relacionada al fuerte escrutinio público hacia la empresa israelí debido a las acusaciones de que su malware estrella, Pegasus, ha sido utilizado para espiar a opositores de gobiernos poco democráticos, periodistas y defensores de derechos humanos en todo el mundo, incluyendo a Jamal Khashoggi, informó Bloomberg quien consultó a fuentes cercanas a la operación.

La situación provocó que Jefferies Financial Group tuviera que rebajar el precio de la oferta a 90 centavos por cada dólar, ocho centavos menos que en un inicio, el descuentos más pronunciado en un préstamo de su tipo desde diciembre de 2016, de acuerdo con información del medio financiero.

“No sería una óptima selección de crédito para nuestro portafolio considerando la prensa negativa y la naturaleza de lo que hace la compañía”, aseguró a Bloomberg, Azhar Hussain, quien dirige Royal London Asset Management Ltd.. Hussain también explicó que NSO Group no pasó su análisis inicial, con base en sus requisitos de Gobernanza ambiental, social y corporativa (ESG).

Los inversionistas europeos han sido muy cautos al relacionarse con la compra, debido a las preocupaciones éticas que le rodean, incluso, muchos de estos ni siquiera han sopesado el precio de la deuda para la operación, aseguró una fuente que analizó la transacción.

Los bancos habrían obtenido suficientes compradores, la mayoría en Estados Unidos, para concretar el trato; sin embargo, el medio especializado no descarta el importante papel que pudo jugar el pronunciado descuento.

Recientemente, un grupo de organizaciones civiles, incluyendo R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales pidieron a otro grupo inversionista que adquirió parte de NSO Group, Novalpina Capital, que coopere con las investigaciones sobre los abusos cometidos con el malware Pegasus.


Imagen de Pexels