El excontratista de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), Edward Snowden aseguró que la vigilancia masiva de los gobiernos a sus ciudadanos “no es normal” y que como el gobierno de Barack Obama pudo comprobarlo, no funciona.

En entrevista con el director de Wikitribune, Jimmy Wales, Snowden habló de este y otros temas, como la importancia del periodismo, los whistleblowers, la privacidad en línea de los usuarios de Internet y las campañas de desinformación.

El estadounidense, quien actualmente vive en Moscú, expresó su preocupación por los riesgos que enfrentan los ciudadanos para mantener su privacidad en línea, en un momento en que los gobiernos, consideró, se están volviendo menos representativos de lo que la gente en verdad necesita.

“La privacidad es el grifo para todos los demás derechos. De la privacidad emanan los derechos, porque es el derecho al yo. La privacidad es el derecho a una mente libre”, explicó Snowden a Wales.

En este sentido, el papel que los periodistas y whistleblowers juegan como contrapesos del gobierno, además de la necesidad de protegerlos, para que estos puedan descubrir abusos a los derechos humanos y a la privacidad de los ciudadanos es esencial.

“La libertad de prensa no puede existir de forma significativa, verdadera, si los periodistas no contactar a sus fuentes con absoluta privacidad y confianza, para poder informar su entendimiento sobre lo que en realidad está sucediendo”, señaló el whistleblower.

Sobre la supuesta influencia de Rusia a través de propaganda en las elecciones estadounidenses de 2016, Snowden rechazó la idea de promover la censura como una herramienta para evitar las campañas de desinformación.

“La censura no hace ningún bien […], crea una pendiente resbaladiza con la que serían las corporaciones privadas quienes decidan qué se puede o no decir”, alertó el excontratista.


 

Mike Mozart: Edward Snowden Wired Magazine