Winnie Pooh, uno de los personajes ficticios para niñas y niños más populares a nivel global, es ahora parte del dominio público, de acuerdo con la legislación estadounidense de derecho de autor, cuyo término de protección es de 95 años.

Sin embargo, esto no significa que cualquier persona pueda reproducir a Pooh como la compañía gigante de entretenimiento Disney lo ha caracterizado — un oso de peluche amarillo, con camisa roja y sin pantalones —, sino que podrá ser adaptado del personaje creado por A. A. Milne con las ilustraciones de E. H. Shepard de 1926.

Winnie Pooh no es el único personaje ni obra que ha pasado al dominio público en Estados Unidos, ya que todas las obras de ese mismo año también, incluyendo novelas como Bambi; películas como Fausto; y cerca de 400 mil grabaciones de audio de todo tipo y género musical como jazz, blues y hasta ópera, de acuerdo con el Centro para Estudios del Dominio Público de la escuela de leyes de la Universidad Duke.

A partir de ahora, de acuerdo con las leyes estadounidenses, cualquier persona puede utilizar estos trabajos, copiarlos y adaptarlos, incluso para medios con fines de lucro, si no se relaciona con una corporación. Como explica el Centro, las obras bajo dominio público permiten que teatros comunitarios pueden proyectar las películas; las orquestas toquen públicamente la música sin pagar licencias; repositorios en línea como Internet Archive y Google Books, pueden subir subir completos los trabajos.

“Esto ayuda a permitir el acceso a materiales culturales que de otra forma serían olvidados en la historia. 1926 fue hace mucho tiempo. la mayor parte de las obras de 1926 están fuera de circulación. Cuando entren al dominio público en 2022, cualquiera puede rescatarlas de la oscuridad y hacerlas accesibles, donde podemos descubrirlas, disfrutarlas y darles nueva vida.”, señala el Centro.

Un punto importante que destacar es que en el caso de Pooh, Tigger no entra todavía a esta categoría, debido a que su primera aparición es en un libro de 1928.

El osito es uno de los personajes más lucrativos para Walt Disney, empresa que compró los derechos de los libros y personajes en 1961, para la cual ha generado más de 80 mil millones de dólares a lo largo de los años y representa alrededor de 3 mil millones de dólares en ganancias anualmente.


Crédito: (CC-BY) Gibrán Aquino