El primer Reporte de Transparencia sobre Derecho de Autor de YouTube reveló que la plataforma revirtió 2.2 millones de reclamaciones por violaciones de copyright entre enero y junio de 2021, informó el medio The Verge.

De acuerdo con el reporte, YouTube recibió 729 millones de reclamos por supuestas violaciones de derecho de autor; 99 por ciento de ellas, originadas por su sistema de detección automática Content ID. Es relevante notar que un mismo vídeo puede recibir más de una solicitud por múltiples infracciones o ser reclamado por más de un titular.

De los 729 millones de reclamos, apenas 0.5 por ciento (3.7 millones) fueron disputados. Los datos arrojaron que 60 por ciento de las remociones desafiadas fueron resueltas a favor de las personas que subieron el vídeo (2.2 millones).

YouTube cuenta con tres mecanismos para que las personas titulares de derechos de autor puedan reclamar sobre los vídeos alojados en la plataforma: 1) un formulario público, disponible para cualquier persona; 2) la herramienta de empatamiento de copyright, que apoya a dos millones de canales que realizan solicitudes frecuentas, y 3) el sistema Content ID, que realiza detección automatizada.

En el reporte, YouTube señala que ha encontrado 30 veces más abusos al sistema de remoción de vídeos en el formulario público que en sus otras herramientas, sin embargo, la plataforma también reconoce que el alcance de una equivocación de Content ID tiene mayores consecuencias negativas.

“Un solo aviso erróneo en el formulario web puede impactar a un puñado de vídeos removidos temporalmente de YouTube. En Content ID, su impacto se multiplica por su naturaleza automatizada; un mal archivo de referencia puede impactar en cientos o miles de vídeos en el sitio”, admite el documento, como ha ocurrido con obras en el dominio público.

Las infracciones ejercidas por el sistema Content ID pueden resultar en el bloqueo de videos, el silenciamiento del contenido o incluso que la ganancia por publicidad se dirija a quien supuestamente posee los derechos de la obra. Todas estas acciones lastiman seriamente a las personas que suben sus creaciones a la red social, ya sea para generar un ingreso o simplemente en busca de expresarse.

En mayo de 2021, el académico estadounidense Cory Doctorow explicó en su sitio que el filtro de contenido de YouTube (Content ID) fue creado como una herramienta para tranquilizar a la industria del entretenimiento, para otorgarles más facultades legales que solo la retirada de contenidos permitida por ley, como compartir las ganancias de los usos creativos de las obras.

Sin embargo, el sistema ha sido abusado de manera constante, ya que se incentiva a que haya atacantes (ladrones de ingresos, estafadores, censores, provocadores) que lucren con el trabajo de defensores (creadores, críticos).


Crédito: (CC-BY) Gibrán Aquino