Durante una mesa de diálogo sobre el estado de la neutralidad de la red en México, la abogada Karla Prudencio, integrante de R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, señaló que los Lineamientos de Gestión de Tráfico publicados por el Instituto Federal de Telecomunicaciones priorizan los intereses de las empresas que proveen servicios de Internet, en lugar de respetar los principios que les marca la Ley Federal de Radiodifusión y Telecomunicaciones.

En dicho espacio, organizado por Cencos, Prudencio resaltó la importancia de haber obligado al IFT a emitir los Lineamientos, aún cuando su redacción actual no protege de forma efectiva la neutralidad de la red, ya que “ahora podemos discutir cómo deben ser”.

La abogada explicó que el incumplimiento del IFT de publicar lineamientos de gestión de tráfico provocó que las empresas proveedoras de acceso a Internet (PAI) creyeran que “todo se valía”, como prácticas de zero-rating (tasa cero) que se normalizaron en el país y por las que “nadie se había peleado”. 

El 18 de febrero de 2021, un tribunal determinó que el IFT debía expedir y publicar los lineamientos antes del 30 de junio de 2021. El Instituto cumplió con la publicación el 29 de junio, sin embargo, la redacción final permite que los proveedores de acceso puedan discriminar el tráfico de ciertas aplicaciones, contenidos y servicios con base en criterios comerciales.

Otra de las participantes, Alex Argüelles, fellow de la Fundación Mozilla, consideró que los lineamientos que presentó el Instituto evidenciaron el desinterés por escuchar a la ciudadanía, que hizo llegar maś de 150 mil comentarios en contra del anteproyecto durante la consulta pública, a través de la campaña #SalvemosInternet

Argüelles y Prudencio coincidieron en que las reglas publicadas por el IFT responden a una lógica neoliberal en la que Internet se ve como un centro comercial y a las personas usuarias simplemente como consumidoras.

Prudencio también señaló que existen buenas referencias en el plano internacional, en Canadá o la India, sobre cómo ciertas ofertas de los proveedores de acceso pueden coexistir con el principio de neutralidad de la red, pero estas regulaciones crean marcos sólidos que evitan la violación al principio y otorgan reglas muy específicas en las que se pueden llevar a cabo.

La abogada concluyó que en México, tras la entrada en vigor de los lineamientos del IFT, lo que sigue es una lucha por los medios legales y políticos, y que la ciudadanía debe continuar haciendo presión. 

“Es importante que no soltemos este tema, porque si se siguen cerrando estas conversaciones a que únicamente a los intereses que cuenten sean del gobierno y los de las empresas, Internet –que debería ser un catalizador de derechos– va a perder esa potencia”, secundó Argüelles.


Imagen de José Flores