Decenas de organizaciones de la sociedad civil que trabajan en el acceso al conocimiento y derechos digitales en el mundo expresaron su rechazo y preocupación por la segunda declinación de la Organización Mundial de Protección Intelectual (OMPI) a la postulación de la Fundación Wikimedia como observadora de la organización.

En una carta dirigida a las y los delegados, más de 50 organizaciones, que ya participan como observadoras ante la OMPI, señalaron que la noticia de este segundo rechazo fue recibida con gran consternación por el importante papel de la sociedad civil para enriquecer las discusiones y debates que toman lugar en esta agencia especializada de las Naciones Unidas.

Las firmantes, entre las que se encuentra R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, no dudaron en respaldar el trabajo de la Fundación como un actor fundamental para el acceso al conocimiento e información en el mundo.

“La Fundación Wikimedia es una parte interesada activa y respetada en áreas de acceso al conocimiento e información, así como políticas de derecho de autor y sus proyectos tienen un alcance global. La Fundación y sus redes han contribuido a procesos legislativos regionales y nacionales que tienen como objetivo dar forma al marco legal para los derechos de las personas usuarias”, se puede leer en la misiva.

Por estos antecedentes y el rol fundamental de la OMPI para dar forma al trabajo normativo y práctico sobre el derecho de autor, que impacta como se realiza la investigación, educación y cómo la población en general tiene acceso al conocimiento y lo usa, no admitir a la Fundación es inaceptable, consideran las organizaciones.

Además, alertan, esto contravendría las prácticas establecidas sobre los criterios para la admisión de observadores a la OMPI.

Por todas estas razones, las firmantes piden a las y los delegados de la Organización que hagan todo bajo su poder para facilitar la admisión de la Fundación en los siguientes encuentros de la Asamblea de la OMPI, “sin más retrasos”.

En septiembre del año pasado, el gobierno de China bloqueó la postulación de la Fundación Wikimedia como observadora de la Organización, por lo que la aplicación fue suspendida hasta el 2021. El gobierno chino fue el único que se opuso a la acreditación de la Wikimedia como observadora oficial y se justificó en que ésta lleva a cabo actividades políticas a través del capítulo de voluntarios en Taiwán.


Imagen de Marcus Cyron (CC BY-SA 3.0)