Agentes del gobierno de Israel visitaron las oficinas de la empresa de desarrollo de tecnología de espionaje NSO Group, creadora del malware Pegasus, para investigar las acusaciones sobre el mal uso de esta tecnología contra activistas, periodistas, personas defensoras de derechos humanos, reveladas por la investigación periodística Pegasus Project.

Aunque se desconoce oficialmente qué agencias están participando en las investigaciones, los medios israelíes reportaron previamente que el Ministerio de Justicia, el Ministerio del Exterior, Mossad y la agencia de inteligencia militar también estaban involucradas.

Shalev Hulio confirmó al medio que esta visita sí ocurrió, pero negó que la lista revelada por la investigación ─que contenía 15 mil números de teléfono de México─ se relacione con Pegasus.

Aunque NSO Group continúe desestimando los reportes periodísticos, el Security Lab de Amnistía Internacional ha demostrado a través de análisis técnicos que varios números telefónicos encontrados en la lista sí fueron objetivo del malware Pegasus, incluyendo personajes políticos cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las revelaciones han provocado diversas reacciones a nivel internacional; por ejemplo, un grupo de representantes del Partido Demócrata en la Cámara Baja del Congreso de EE.UU. pidieron a su gobierno acciones contra la empresa. En la lista revelada también se encontró uno de los números utilizados por el presidente francés Emmanuel Macron, lo que provocó que el gobierno francés declarara que busca entrevistar al ministro de defensa de Israel, Benny Gantz.

El Ministerio de Defensa de Israel, del cual depende el permiso de exportación de tecnología de NSO Group, ha señalado que tomará acciones contra la compañía si encuentra evidencia de abuso. Sin embargo, activistas y especialistas han criticado durante años el proceso de otorgamiento de licencias para la tecnología de vigilancia del país, ya que permite a gobiernos autoritarios acceder a sistemas para cometer abusos contra los derechos humanos.


Imagen de Forbidden Stories