La Corte Suprema de Estados Unidos determinó que Google no violó el derecho de autor al utilizar código de Java para desarrollar el sistema operativo Android, informó Xataka.

Esta decisión da por concluido un proceso judicial de más de una década en el que Oracle, empresa dueña de Java, acusó a Google de robar más de 11 mil 300 líneas de código para desarrollar su sistema operativo, ya que la “estructura, secuencia y organización” eran idénticas.

En el litigio, Oracle demandó el pago de 9 mil 300 millones de dólares como reparación; sin embargo, Google argumentó que el código de Java sirvió para programar funciones que no se podían hacer de otra forma.

Durante las defensas orales del caso, el juez Stephen Breyer comparó la demanda de Oracle con tratar de el teclado QWERTY, ya que quien fuera el poseedor de esos derechos “controlaría todas las máquinas de escribir y ese no es el objetivo del derecho de autor”.

Breyer aseguró que de permitirle a Oracle reclamar los derechos de autor sobre esas líneas de código se correría el riesgo de dañar al público al establecer a la empresa como una nueva guardiana del código de software que otras quisieran usar.

Un mundo en el que se permitiera a Oracle hacer cumplir un reclamo de derechos de autor, agregó Breyer, “correría el riesgo de dañar al público” porque establecería a Oracle como un nuevo guardián del código de software que otros quieren usar. Otras cinco juezas y jueces coincidieron con la visión de Breyer, por lo que Google ganó la votación 6 a 2.

Claudio Ruiz, ex director de estrategia de ecosistema en Creative Commons, publicó un análisis del caso en el que explicó que la reproducción del código que hizo Google se encontraba protegida por la figura del uso legítimo (fair use), por lo que no debía constituir una violación al derecho de autor.

“Es interesante que el fallo haya destacado la importancia del interés público involucrado cuando se trata de permitir que desarrolladores puedan usar estas tecnologías para desarrollar soluciones interoperable”, señaló Ruiz. “De hecho, dada la naturaleza de la idea de fair use, resulta especialmente interesante que la Corte Suprema decida explorar estas áreas para incorporar usos autorizados en el marco del software ampliando, de alguna forma, su alcance.”


Imagen de Yuri Samoilov (CC BY 2.0)