El Departamento de Justicia (DoJ) de Estados Unidos estaría investigando el papel de NSO Group en el ataque informático contra 1,400 periodistas, activistas, diplomáticos, entre otros, que fue llevado a cabo a través de WhatsApp por clientes gubernamentales de la empresa, informó el diario The Guardian.

Recientemente, representantes del DoJ se acercaron a la empresa para hacer preguntas técnicas sobre el ataque, por el que ya fue demandada ante una corte federal de Estados Unidos, por Facebook y WhatsApp.

El diario también informó que, desde principios de 2020, NSO Group ya estaba siendo investigado por el Buró Federal de Investigaciones y aunque este proceso pareció estancarse, ahora el DoJ lo habría retomado.

En enero pasado, organizaciones de todo el mundo que defienden los derechos humanos, entre las que está R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, y empresas de tecnología, como Microsoft y Google, se sumaron a la demanda contra NSO Group por priorizar sus ganancias por encima del respeto a los derechos humanos.

La demanda de WhatsApp y Facebook se centra en el uso de la infraestructura de las empresa para llevar a cabo una serie de ataques “cero clic” con el malware Pegasus, el cual infectó los dispositivos aprovechando una vulnerabilidad en la función de llamadas de la app de mensajería.

NSO se ha defendido de la demanda argumentando que quienes realizaron los ataques contra los más de 1,400 objetivos fueron los gobiernos extranjeros que contrataron sus servicios, por lo que se le debería de conceder inmunidad.

El caso se está revisando actualmente en una corte de apelaciones, sin embargo empresas y organizaciones que apoyan la demanda han advertido que conceder este tipo de inmunidad a ésta o a cualquier otra compañía que desarrolle y venda tecnología de vigilancia es un grave riesgo a la ciberseguridad global.

Una industria de herramientas de espionaje “con inmunidad y extendida” podría llevar a gobiernos extranjeros a tener acceso a “poderosas y peligrosas” herramientas de vigilancia, alertaron.


Imagen de Steve Fernie (CC BY-NC 2.0)