El legado del gobierno de Donald Trump contra la neutralidad de la red comienza a desaparecer en Estados Unidos con la victoria en una corte federal de la ley de Salvaguardas del Internet Abierto del gobierno de California, informó The Washington Post.

La ley obliga a los proveedores de acceso a Internet (PAI) como AT&T, Comcast, Verizon y otros a tratar igual todo el tráfico en línea y prohíbe el bloque, degradación de transmisión de datos, el cobro adicional para el acceso a ciertos sitios o apps en Internet y la exención de cobro de datos a sitios y apps.

Esta ley fue aprobada en septiembre de 2018 después de que el gobierno de Trump eliminara las protecciones para la neutralidad de la red a nivel nacional, lo que provocó que legisladores del estado crearan su propia legislación para proteger este principio en línea.

Sin embargo, el gobierno de Trump inmediatamente inició acciones para bloquear su entrada en vigor, apoyada por las empresas de telecomunicaciones, quienes después también interpusieron sus propias demandas, en las que argumentaban que la legislación federal no permitía a estados adoptar sus propias reglas de neutralidad de la red, por lo que la ley californiana era “un clásico ejemplo de una regulación estatal inconstitucional”.

En su determinación, el juez federal encontró que la ley tiene bases legales y que no era probable que fuera revertida por la demanda de los proveedores de acceso a Internet; asimismo, el juez encontró que si la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) argumentó que no tenía poder para regular, tampoco podía impedir que otros regularan.

La nueva presidenta de la FCC, Jessica Rosenworcel, celebró la decisión de la corte y explicó que ésta es una gran noticia para las políticas de un Internet abierto.


Imagen de Credo Action (CC BY 2.0)