La fusión entre Google y Fibit representa un grave riesgo para la información sensible de millones de personas y podría impulsar de manera desmedida el poder de Google en los mercados digitales, alertan diversas organizaciones que defienden los derechos digitales y de personas consumidoras en el mundo, entre las que se encuentra R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales.

En noviembre de 2019, Google anunció que tenía intenciones de adquirir la firma de dispositivos conocidos como wearables, como relojes inteligentes, pulseras, chips para zapatos, los cuales están conectados a Internet y recolectan y procesan una gran cantidad de información de las personas, como su ritmo cardíaco, actividad física y ubicación, entre otros.

Fitbit es una de las empresas más grandes del mundo en este rubro y por lo tanto tiene una enorme cantidad de información valiosa sobre millones de personas, la cual podría servir a Google para mercados como la salud, la publicidad, al mismo tiempo que reduciría la capacidad de las y los usuarios de proteger su privacidad, este punto debe ser analizado cuidadosamente por los reguladores.

Adicionalmente, en un futuro, los wearables, advierten las organizaciones, podrían reemplazar a los teléfonos como la principal puerta de acceso a Internet, recolectan información prácticamente todo el día y otorgaría a Google una ventaja que podría ser inmensa contra competidores.

“El resultado de desafortunadas decisiones de control de fusiones en el pasado han probablemente contribuido al nacimiento de los gigantes de la tecnología. Las inquietudes posteriores ahora deben abordarse a través de costosos y largos ex post procedimientos antimonopolio y otras intervenciones de competencia. Tales daños a los consumidores son mucho mejor prevenirlos que curarlos. Por lo tanto, antes de decidir si esta adquisición puede continuar o no, los reguladores deben analizar cuidadosamente sus implicaciones para los consumidores y considerar su potencial para alcance y efectos dinámicos en los mercados digitales y de salud.”, concluyen las organizaciones.

De acuerdo con información citada por El País, la Comisión Europea estaría dispuesta a limitar los alcances de su investigación antimonopolio sobre esta fusión, si Google estuviera dispuesta a no utilizar los datos relacionados con la salud que tiene Fitbit para su negocio publicitario.


Imagen de Philip Lindvall en Pexels