Por primera vez en sus 174 años de existencia, el Instituto Smithsoniano liberó 2.8 millones de imágenes en 2D y 3D al dominio público, utilizando la licencia Creative Commons de dominio público, informó la Smithsonian Magazine.

Las imágenes provienen de los 19 museos del instituto, nueve centros de investigación, bibliotecas, archivos y el Zoológico Nacional. El objetivo es que el público no solo conozca el material, sino lo use, reuse y transforme en cualquier cosa que quiera a través de las licencias Creative Commons.

De acuerdo con Kelly Doyle, coordinadora de conocimiento abierto del instituto, la decisión de liberar los recursos bajo estas licencias es para llevarlos lo más rápido posible ante millones de usuarios y usuarias a través de Wikipedia, Wikimedia Commons y otras plataformas de esta fundación.

“Estas [plataformas] son donde los nuevos descubrimientos se pueden añadir a nuestra historia compartida en tiempo real, donde las historias ocultas pueden ser contadas y donde las figuras olvidadas pueden ser recordadas. Cuando las personas, historias e imágenes se agregan a Wikipedia, ayudan a empoderar otras partes de Internet y la cultura”, escribe Doyle en Medium.

Este es un paso gigantesco para lograr el propósito original del Smithsoniano de apoyar el incremento y difusión del conocimiento; un paso que, de acuerdo con Doyle, que ya han dado cientos de instituciones culturales alrededor del mundo.

Al compartir y alentar el uso y reuso de su vasta colección, el Smithsoniano invita a un proceso de reinterpretación y recontextualización del conocimiento, ya que en el proceso de formar las colecciones del museo –el cual puede tomar siglos– algunas partes de este conocimiento o historias pueden ser descuidadas o activamente excluidas, explica la coordinadora.

“Creemos que dentro de todas las colecciones hay historias que pueden cambiar la forma en que entendemos nuestro pasado y formamos nuestro futuro. Al liberarlas a través del acceso abierto, promovemos un mundo donde todas las personas tienen acceso al conocimiento y cualquiera puede desenterrar la verdad escondida”, sentencia Doyle.


Imagen de Smithsonian (CC0 1.0)