Debido a presiones del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Apple descartó sus planes para permitir que las y los usuarios de iPhone pudieran cifrar sus respaldo en iCloud. De acuerdo con un reporte de la agencia Reuters, cuando la empresa comentó su intención al FBI, hace dos años, la agencia se opuso.

El plan de Apple consistía en brindar un cifrado de extremo a extremo a los archivos resguardados en su servicio de almacenamiento en la nube, con la finalidad de evitar robos de información. Además, esto implicaría que la empresa no podría acceder a los datos guardados, aún si una corte ordenara entregarlos.

Sin embargo, Apple desistió debido al temor de ser objetivo de ataques por parte de funcionarios públicos por “proteger criminales”, así como por el riesgo de que esta medida fuese utilizada como una excusa para crear leyes en contra del cifrado.

En 2016, Apple y el FBI tuvieron una confrontación legal debido a las presiones de la agencia para desbloquear el teléfono de una persona implicada en los ataques terroristas de San Bernardino, California.

El gobierno de Estados Unidos libra desde hace años una batalla por debilitar el cifrado que algunas empresas de tecnología ofrecen a millones de usuarios, sea en sus dispositivos, como los iPhone de Apple, o en servicios específicos, como WhatsApp de Facebook.

Recientemente, Facebook rechazó las peticiones de los gobiernos de EE.UU., Australia y Reino Unido para crear una “puerta trasera” al cifrado extremo a extremo que ofrece WhatsApp.


Imagen de tookapic