El jueves 16 de enero iniciarán las audiencias en la Corte de Distrito de Tel Aviv sobre la demanda para que el Ministerio de Defensa de Israel restrinja las actividades comerciales de la empresa de desarrollo de tecnología de vigilancia NSO Group.

Uno de los principales argumentos de los demandantes es que la empresa israelí se ha beneficiado económicamente, mientras Pegasus –su software de vigilancia– es utilizado para cometer abusos contra los derechos humanos de activistas, periodistas y personas defensoras de derechos humanos, sin la intervención del gobierno de Israel.

El malware Pegasus ha sido utilizado para vigilar ilegalmente a periodistas y activistas en países como México, Marruecos, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

“La mejor forma para evitar que los poderosos productos de spyware de NSO Group lleguen a gobiernos represivos es revocar la licencia de exportación que tiene la compañía y ese es exactamente lo que este caso legal busca hacer”, explicó la oficial directora de Amnesty Tech, Danna Ingleton.

La semana pasada, el Ministerio de Defensa de Israel pidió al juez descartar el caso o, en caso de proceder, otorgar una orden mordaza para restringir la información que se publique al respecto, con base en preocupaciones para la seguridad nacional.

Esta acción legal fue interpuesta por cerca de 30 miembros y seguidores de Amnistía Internacional Israel y otras organizaciones de derechos humanos. Además, la acción tiene el apoyo de Amnistía Internacional como parte de un proyecto conjunto con la Escuela de Derecho del Instituto Bernstein para Derechos Humanos y la Clínica de Justicia Global de la Universidad de Nueva York.

“Al autorizar las exportaciones de NSO Group –la compañía que ha vendido sus productos de software invasivo a gobiernos conocidos por cometer abusos a los derechos humanos– el Ministerio de Defensa ha fallado en sus obligaciones de derechos humanos para proteger el derecho a la privacidad, libertad de expresión y libertad de opinión”, explicó Sukti Dhital, director ejecutivo del Instituto Bernstein para Derechos Humanos.

En octubre de 2019, WhatsApp y Facebook presentaron una demanda contra NSO Group ante una corte federal en Estados Unidos por haber explotado una vulnerabilidad en la plataforma de mensajería para atacar a mil 400 dispositivos alrededor del mundo con el malware Pegasus, entre abril y mayo de 2019.


Imagen de howtostartablogonline.net (CC BY 2.0)