El compromiso de Mark Zuckerberg de que todos sus servicios cuenten con cifrado extremo a extremo por predeterminado tardará más tiempo de lo anticipado. A casi un año de distancia de esta promesa, hecha en marzo de 2019, esta función no está ni cerca de convertirse en una realidad, explica Wired en un artículo.

“Aunque hemos tenido un progreso en la planeación, resulta que agregar cifrado extremo a extremo a un sistema existente es increíblemente retador e implica fundamentalmente repensar prácticamente todo”, explicó recientemente Jon Millican, ingeniero de software para privacidad de Messenger en Facebook.

Al parecer, las capacidades de Messenger –como llamadas de video, grupos de mensajería, el uso de GIFs, calcomanías y pagos– requieren que los servidores de la plataforma puedan acceder al contenido de los mensajes, lo que ha representado el reto más importante para los ingenieros de la empresa.

Como explicó Millican, lograr que los servidores de Facebook no vean el contenido de las comunicaciones y entonces funcionen como “servidores ciegos” –como lo hacen los de WhatsApp– implica rehacer cada capacidad de Messenger. No se trata solamente de agregar el cifrado extremo a extremo, sino crear un producto nuevo que cuente con esta protección.

El cifrado de extremo a extremo permite que únicamente las partes involucradas en una conversación puedan leer los mensajes, evitando que quienes intercepten la comunicación puedan descifrar su contenido. En meses recientes, Facebook se ha visto presionada por gobiernos que quieren que la empresa debilite el cifrado de WhatsApp para permitirle a las agencias de seguridad el acceso a una ‘puerta trasera’.

Mientras que WhatsApp –también propiedad de Facebook– cuenta con esta función por predeterminado y de forma imposible de inhabilitar, Messenger solamente aplica el cifrado de extremo a extremo de manera opcional. Si quieres iniciar una comunicación cifrada en Messenger, debes crear una conversación secreta. Además, la función únicamente está disponible en la aplicación de Facebook para Android y iOS.


Imagen de Christoph Scholz (CC BY-SA 2.0)