Google está siguiendo los pasos de Twitter de cara a la elección presidencial estadounidense de 2020 y ha anunciado que limitará la focalización de anuncios políticos y también revisará la veracidad de los argumentos que se anuncien en su plataforma.

Apenas a principios de noviembre, Twitter anunció que dejaría de permitir anuncios políticos en su plataforma; sin embargo, el impacto de la decisión de Google es mucho mayor debido a que es la principal plataforma de publicidad digital en Estados Unidos, informó Ars Technica.

Google reconoce que sería muy complejo verificar todas las declaraciones políticas hechas alrededor de la contienda electoral, por lo que se espera que el número de anuncios sobre los que tomen acciones, como darlos de baja, sería limitado, pero la empresa asegura que continuará haciéndolo para violaciones claras.

“Para hacerlo más explícito, estamos clarificando nuestra política de anuncios y agregando ejemplos de cómo nuestras políticas prohíben cosas como noticias ‘ultrafalsas’ (manipuladas y adulteradas), argumentos engañosos sobre el proceso del censo y anuncios que hagan declaraciones falsas que se puedan demostrar y que puedan menoscabar significativamente la participación o confianza en un proceso electoral o democrático”, se lee en el comunicado de la empresa.

Google también explicó que limitará la focalización de audiencias para anuncios políticos a las categorías de edad, género y ubicación general (código postal), aunque también podrán utilizarse en lo que la empresa denomina “focalización contextual”, como mostrar un anuncio a personas que están leyendo una noticia, como si fuera un comercial en un programa de televisión. Estos cambios comenzarán a funcionar a finales de este año en EE.UU. y para el resto del mundo a partir del 6 de enero de 2020.

Adicionalmente, a partir del 3 de diciembre de 2019, Google expandirá sus informes de transparencia sobre la elección en EE.UU. a candidatos estatales, funcionarias y funcionarios, propuestas que puedan ser votadas y anuncios que mencionen a partidos a nivel estatal y federal, para que las personas puedan revisar el contenido del anuncio, quién pagó por éste, cuánto gastaron, cuántas personas lo vieron y cómo fue dirigido.


Imagen de Tony Webster (CC BY 2.0)