La corte federal de distrito en Boston, Estados Unidos, determinó que las revisiones fronterizas sin sospecha previa de smartphones, laptops y otros dispositivos electrónicos violan la Cuarta Enmienda de su constitución.

El fallo es una victoria de las organizaciones Electronic Frontier Foundation (EFF), la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU) y su capítulo local, quienes interpusieron una demanda contra la medida en 2017, debido a que consideraban que esta medida era inconstitucional e increíblemente intrusiva, ya que los dispositivos electrónicos guardan gran cantidad de información sobre la vidas de las personas.

A partir de ahora, ni la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) ni el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) podrán registrar ni apoderarse de los dispositivos de viajeros fuera de sus atribuciones de las leyes de inmigración y aduanas; además que tendrán que demostrar sospechas individuales de contrabando antes de que puedan registrar el dispositivo de una persona que viaja por EE.UU.

“Este es un gran día para los viajeros quienes ahora podrán cruzar la frontera internacional sin miedo a que el gobierno, sin ninguna sospecha, registre la extraordinariamente sensible información que todos llevamos en nuestros dispositivos electrónicos”, aseguró Sophia Cope, abogada de EFF.

Existen serias denuncias de abusos cometidos por las autoridades estadounidenses bajo el registro de dispositivos electrónicos, como el caso de un alumno de Harvard a quien se le negó la entrada al país tras una revisión de sus dispositivos electrónicos. Estas revisiones se han cuadruplicado en tan solo tres años, hasta las 33 mil en 2019.

“Al ponerle un fin a la habilidad del gobierno para ir pescando sin ninguna sospecha previa, la corte reafirma que la frontera no es un lugar sin ley y que no perdemos nuestros derechos cuando viajamos”, explicó el abogado Esha Bhandari de la ACLU.


Imagen de Pxhere