La misión internacional de organizaciones defensoras de la libertad de expresión en México concluyó en México con una grave preocupación, ya que además de la violencia contra la prensa y la impunidad que prevalece en estos casos, existe una estigmatización de su trabajo en el “país más letal del mundo para los periodistas”.

En un posicionamiento, el día de hoy, las organizaciones recordaron que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asumió el cargo con una terrible herencia en la materia y aunque generó una gran esperanza al comprometerse a no permitir más asesinatos de periodistas, hasta el momento la situación no ha cambiado y, en cambio, se ha recrudecido.

Además, la misión considera que la estigmatización de la prensa pone en riesgo a las y los periodistas más vulnerables y puede provocar que actores que busquen agredirlos físicamente pasen a la acción, especialmente quienes no viven en Ciudad de México.

Sin embargo, el presidente y su equipo no han aceptado que sus dichos sean un problema ante la situación de la prensa. Cuestionado el día de hoy al respecto, durante su conferencia matutina, López Obrador negó firmemente estigmatizar a la prensa: “Nunca he utilizado un lenguaje que estigmatice a los periodistas”, dijo.

“Esa estigmatización de la prensa es, sin embargo, una realidad y una de las mayores preocupaciones de periodistas, medios de comunicación y organizaciones mexicanas encontradas por la misión, debido al efecto cascada que tiene con periodistas en los estados”, señaló Emmanuel Colombié, director de la Oficina para América Latina de Reporteros Sin Fronteras.

Durante los distintos encuentros sostenidos con la misión, el gobierno de México se comprometió a dar seguimiento e implementar recomendaciones sobre esta problemática hechas desde organismos internacionales como la ONU, además de impulsar cambios legislativos y establecer una plataforma de consulta sobre las recomendaciones y su estatus de cumplimiento, entre otros.

A pesar de esto, la misión consideró como insuficientes los anteriores compromisos y lamentó que Alejandro Gertz Manero, fiscal general, no se reuniera con las organizaciones y que no se hiciera un compromiso para reducir 2% anual la tasa de impunidad de crímenes contra periodistas, ni para dar seguimiento a los casos de periodistas que han sido desaparecidos.


Imagen de Cencos