El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha relanzado sus esfuerzos para crear una “puerta trasera” al cifrado de extremo a extremo, que le permitiría acceder a la información de millones de personas, informó un reportaje de The New York Times.

Según el diario, el fiscal general de EE.UU., William Barr –junto con sus contrapartes de Reino Unido y Australia– hicieron una petición al dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, para crear una rendija al cifrado y permitir a las agencias de impartición de justicia tener un “acceso legal” a comunicaciones cifradas, bajo el argumento del combate al terrorismo, crimen organizado y pornografía infantil.

Facebook anunció en marzo de este año un plan para hacer todos sus servicios de mensajería más seguros, mediante la implementación por defecto del cifrado de extremo a extremo, como actualmente ya lo hace WhatsApp desde 2016. Este tipo de cifrado implica que solo las personas remitentes y destinatarias pueden ver el contenido que comparten, no los administradores de los servicios o redes.

Esta no es la primera ocasión que la administración Trump presiona a Facebook que debilite el cifrado. En agosto de este año, el grupo conocido como “los Cinco Ojos” (conformado por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) discutió sobre la necesidad de ejercer presión para que las empresas le concedan tener una “puerta trasera” a sus servicios de mensajería.

Con 1.5 mil millones de usuarios en todo el mundo, WhatsApp es la plataforma de comunicación cifrada más popular del mundo, por lo que debilitar el cifrado pondría en riesgo la privacidad de muchísimas personas. Así mismo, los expertos en seguridad coinciden en que no existe una forma viable de crear una “puerta trasera” para un gobierno sin poner en riesgo a todos los usuarios de una plataforma.

El debate sobre la necesidad de que las agencias de justicia tengan su “puerta trasera” al cifrado forma parte de un falso argumento entre privacidad y seguridad. Como explica la organización Privacy International, es importante que los gobiernos se aseguren primero de que sus procedimientos respetan y garantizan los derechos humanos y las protecciones otorgadas por la ley. Por su parte, la Electronic Frontier Foundation (EFF) explica que los gobiernos autoritarios podrían usar estas capacidades para espiar a disidentes.

111 organizaciones de la sociedad civil –entre ellas, R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales– nos hemos sumado a una carta abierta, enviada por el Centro para la Democracia y la Tecnología (CDT), para pedirle a Facebook que continúe fortaleciendo el cifrado de extremo a extremo en sus servicios de mensajería, además de que siga resistiendo los embates de los gobiernos que solicitan la creación de “puertas traseras” en las plataformas.


Imagen de Santeri Viinamäki (CC BY-SA 4.0)