Una forma de combatir la propagación de campañas de desinformación en Internet, a través de la creación de noticias falsas, podría ser una vacuna psicológica en la forma de videojuego, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Cambridge.

De acuerdo con éste, es posible enseñar a cualquier persona a distinguir las noticias falsas creando resistencias psicológicas, en este caso a través de un videojuego, llamado “Bad News”, en el que son enseñados a manipular noticias y redes sociales a través del miedo y el enojo, informó el sitio Big Thing.

El videojuego fue creado bajo la premisa de que existe la posibilidad de preparar a las personas para desenmascarar noticias falsas, una tarea muy compleja debido a la velocidad y profundidad que alcanzan las campañas de desinformación.

Después de jugar, las personas que participaron en el estudio tuvieron una mayor facilidad para identificar noticias falsas, considerándolas como menos confiables en un 21 por ciento, sin afectar su capacidad de identificar noticias verdaderas.

“Bad News” fue desarrollado con base en la “teoría de la inoculación”, que considera que las creencias pueden ser protegidas de influencias de la misma manera en que se puede proteger al cuerpo de enfermedades, al exponerlas a pequeñas dosis de éstas a través del tiempo para crear inmunidad.

“Queríamos ver si era posible desenmascarar preventivamente […] noticias falsas exponiendo a personas a dosis débiles de los métodos creados y utilizados para propagar desinformación, para que tengan mejor comprensión de cómo pueden ser engañados”, explicó el doctor Sander van der Linden, el director del Laboratorio de Toma de Decisiones de la Universidad de Cambridge.

En el juego, las personas toman el papel de un creador de noticias falsas y deben de usar tácticas como bots en Twitter, teorías de conspiración, suplantación de identidad y evidencia fotográfica editada; sin embargo, para poder completar el juego, estas noticias deben mantener una “calificación de credibilidad” y continuar siendo persuasivas.