El comediante y disidente político saudí Ghanem Almasarir envió una carta de demanda al Reino de Arabia Saudita por utilizar el malware Pegasus de NSO Group para tratar de espiarlo en junio de 2018.

De acuerdo con la carta, citada por el diario The Guardian, Almasarir recibió sospechosos mensajes de texto en sus dos teléfonos iPhone, en los que se encontraba información de su “vida personal, su familia, sus relaciones, su salud, sus finanzas y detalles privados relativos a su trabajo promoviendo los derechos humanos en Arabia Saudita”.

Estas acusaciones se basan en el trabajo de análisis de Citizen Lab, de la Universidad Musk de Toronto, que identificó como operador del ataque al mismo que se había utilizado contra otro disidente saudí, Omar Abdulaziz, periodista que vive en Canadá.

Tanto Almasarir como Abdulaziz eran cercanos al asesinado Jamal Khashoggi y ambos se han preguntado qué tanta información que pudieron obtener de sus dispositivos fue utilizada con este fin.

El gobierno saudí tiene ahora seis semanas para responder a la carta de demanda, en la que se exige reparación de daños no especificados, una respuesta pública del gobierno, completa publicidad de los individuos involucrados en el acto de espionaje, el retorno de la información que habría sido robada y cubrir los costos del proceso legal.

Si no se alcanza un acuerdo, el caso podrá ser llevado formalmente ante una corte del Reino Unido. mientras que Omar Abdulaziz ya presentó una demanda contra NSO Group en Israel.

A inicios de mayo, la empresa WhatsApp descubrió que una vulnerabilidad en la función de llamadas de voz fue explotada por NSO Group para infectar dispositivos con Pegasus sin necesidad de que la llamada fuera contestada por el objetivo.


Imagen de Jwslubbock (CC BY-SA 4.0)