Twitter cierra 125 mil cuentas: ¿lucha contra el terrorismo o censura?

Feb 8, 2016 | Libertad de expresión

El anuncio de Twitter de haber cerrado 125 mil cuentas de usuarios identificados con actividades terroristas o desde mediados de 2015 plantea una pregunta: ¿cómo se determina quién es terrorista o no en las redes sociales?

De acuerdo con el diario The Guardian, Twitter utiliza una mezcla de tecnología y monitoreo humano para encontrar cuentas que puedan ser dadas de baja, pero la automatización del procedimiento solo funciona contra las cuentas que funcionan como bots y que reproducen o repiten mensajes con retórica extremista.

En otros casos depende únicamente del juicio de los especialistas de la empresa para determinar si la cuenta o el tweet es controversial o tiene un propósito terrorista.

“Es una cosa decir que no aceptarás un video de decapitación en un sitio, pero una vez que pasas algo tan claro ¿cómo defines el contenido terrorista?”, declaró Faiza Patel, co director del Programa de Libertad y Seguridad Nacional en el Centro Brennan para Justicia de la Universidad de Nueva York al NYT.

La vigilancia plantea un problema para las compañías del Silicon Valley, que sufren de las crecientes exigencias de los gobiernos occidentales para participar activamente en el combate contra el extremismo islámico.

Twitter justificó sus métodos al declarar en un comunicado que “no hay un ‘algoritmo mágico’ para identificar contenido terrorista en Internet. Las plataformas globales en línea son forzadas a tomar difíciles decisiones basadas en limitada información y guía”.


Imagen original de Elliott Brown: Porter’s Lodge – Portsmouth Historic Dockyard – Counter Terrorism Response Level: Heightened

Publicaciones relacionadas

Continúa impune el uso de Pegasus, a un año de las nuevas denuncias

Continúa impune el uso de Pegasus, a un año de las nuevas denuncias

Se cumple un año de que se diera a conocer un nuevo ataque digital perpetrado en contra del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), mediante el uso del software espía Pegasus y, pese a que la denuncia fue debidamente presentada, al día de hoy no se han dado pasos relevantes para la investigación y sanción de estos actos.