El Instituto Nacional de Migración (INM) asignó a la empresa Comercializadora Antsua S.A. de C.V. un contrato por 112.9 millones de pesos mediante adjudicación directa, reveló un reportaje de Animal Político. Esta compañía pertenece a la red de empresas fantasma usadas para la compra del malware Pegasus, denunciada por el propio gobierno federal en julio de 2021.

Comercializadora Antsua comparte apoderado legal ─Marco Antonio Suárez Cedillo─ con el grupo de empresas fachadas utilizadas para la adquisición de Pegasus durante las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Al igual que con otras empresas del entramado, Animal Político corroboró que el domicilio de Antsua es una modesta casa de dos pisos en Tlalnepantla, Estado de México.

De acuerdo con el medio, el INM otorgó el contrato CS/INM/136/2019 a Comercializadora Antsua el 13 de diciembre de 2019, por 112 millones 999 mil 999 pesos, para el arrendamiento y soporte de equipo de cómputo. Así mismo, el comité de Transparencia del INM reservó la información del contrato por cinco años, bajo el argumento de que revelar el nombre del proveedor era un riesgo de seguridad nacional.

Aunque la Unidad de Inteligencia Financiera no incluyó originalmente a Antsua en el entramado de empresas en la presentación hecha el 21 de julio de 2021, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) menciona a Antsua como proveedor vinculado a la red de Pegasus con el contrato OADPRS/DGA/A/030/2018, suscrito por el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social. El contrato fue otorgado por un monto de 145 millones de pesos, vigente del 1 de junio al 31 de diciembre de 2018.

De acuerdo con la SSPC, la red de empresas fachada de Pegasus simuló contratos para disfrazar la adquisición del equipo de vigilancia, como podría ser el caso del contrato de Prevención y Readaptación Social con Antsua, cuyo objeto fue la adquisición de medicinas. Sin embargo, el gobierno federal aún no ha aclarado si esto es un suposición o si cuenta con elementos para acreditar la simulación de operaciones.

De igual manera, un mes después de poner en marcha el micrositio Transparencia Pegasus, ni el Centro Nacional de Inteligencia (antes CISEN) ni la Secretaría de la Defensa Nacional han hecho públicos los contratos de adquisición de Pegasus en la plataforma.


Imagen del Instituto Nacional de Migración