Facebook suspendió las cuentas de un equipo de investigación de la Universidad de Nueva York que estudiaba la relación entre la difusión de desinformación y los anuncios políticos en la plataforma.

Mientras la red social asegura que el proyecto llevó a cabo recolección indebida de datos sensibles de personas usuarias de Facebook, la investigadora que dirige el proyecto, Laura Edelson, advirtió que la compañía está buscando controlar la información que afecte su imagen.

Edelson explicó en su cuenta de Twitter que en los años anteriores, su trabajo ha permitido descubrir fallas “sistémicas” en la Biblioteca de Anuncios de Facebook, al identificar desinformación que “siembra desconfianza en el sistema electoral y para estudiar la aparente amplificación de desinformación partidista de Facebook”.

Facebook asegura que la extensión para explorador que se utilizaba para obtener datos para la investigación evadía sus sistemas de detección, creando problemas de privacidad. “[Tomamos] el raspado de datos no autorizado muy seriamente y cuando encontramos instancias, las investigamos y tomamos acciones para proteger la plataforma”, señaló la red social en una entrada de blog.

La compañía habría enviado una orden de desistir a Edelson y a otro investigador en octubre de 2020, pero no fue hasta que la investigadora reportó a Facebook que estaban realizando un estudio de desinformación en la plataforma en relación con el ataque al Capitolio, el 6 de enero de 2021, que la red social bloqueó sus cuentas.

Edelson aseguró que con la suspensión su trabajo no puede continuar, pero las repercusiones no solamente la impactan a ella y a su equipo, también a periodistas y otros grupos de investigación que tenían acceso a la información a través del proyecto.

Finalmente, se lamentó que esta acción de Facebook también impacte la medición de desinformación en torno a las vacunas que llevan a cabo con otra investigación, el Proyecto Viralidad. “El trabajo que realiza nuestro equipo para producir datos sobre desinformación en Facebook es vital para tener un Internet saludable y una democracia saludable”, concluyó.

No es la primera vez que Facebook enfrenta una polémica por el uso de su plataforma para esparcir desinformación. En abril de 2021, Sophie Zhang, exempleada de la red social, advirtió que políticos de todo el mundo usaron Facebook para manipular el alcance de la información. Aunque Zhang notificó a la plataforma, esta hizo caso omiso en la mayoría de los casos y solamente atendió aquellos en países del Norte global.


Imagen de https://shopcatalog.com/ (CC BY 2.0)