• Para garantizar la no repetición del espionaje, es indispensable el esclarecimiento total acerca de la adquisición, uso ilegal y encubrimiento del malware Pegasus.
  • Hacemos un llamado al gobierno federal a asegurar un mecanismo de asistencia técnica internacional para la investigación en curso, cooperación de todas las dependencias involucradas y transparencia total de los contratos de Pegasus.
  • Es necesario diseñar con la sociedad civil una agenda de reformas que impidan el ejercicio abusivo de las tecnologías de vigilancia y garanticen rendición de cuentas en su adquisición y uso.

Durante la conferencia matutina del viernes 23 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo una serie de declaraciones respecto del espionaje ilegal con el malware Pegasus:

Vamos a buscar un mecanismo para garantizarle a la sociedad, al pueblo, que no se espía a nadie. Voy a pensarle cómo llevar a cabo verificaciones que puedan revisar organismos internacionales para que se certifique que en el gobierno no se espía a ninguna persona, a nadie […]

Lo de los archivos, abrirlos todos, expedientes, todo lo que tiene que ver con videos, todo, todo, todo. A lo mejor hasta se puede crear una especie de hemeroteca o archivo de toda esta podredumbre, de toda esta vergüenza, en donde estén todos estos archivos desde lo que sucedió con la Guerra Sucia, todo lo que se tenga, lo que haya del 68, todo, todo, todo, hasta la fecha, para que se pueda consultar y, si es posible, subirlo a la red, transparentarlo por completo […]

Nos están pidiendo información al gobierno, estamos enviando todos los contratos [a la Fiscalía]. Hoy en la mañana pregunté sobre eso, desde ayer. Tanto la Secretaría de Gobernación como la Secretaría de Seguridad Pública dieron a conocer en la reunión de seguridad que se tienen esos contratos, no precisos de Pegasus, porque hay empresas que servían como intermediarias a esta gran empresa Pegasus, pero sí existen los contratos y se van a entregar todos a la fiscalía.

Hay contratos del Cisen, hay contratos de seguridad, básicamente de Policía Federal y de la fiscalía, de la procuraduría; todo se va a entregar, sí existen esos contratos.

Recibimos con beneplácito estos compromisos públicos del Gobierno Federal, así como la garantía de no repetición asumida en días pasados. La materialización de esos compromisos representaría un histórico avance para la consolidación de una auténtica transformación democrática para el país.

Compartimos la convicción de que es fundamental la no repetición del despreciable espionaje a periodistas, opositores y personas defensoras de derechos humanos en el país. Para ello, consideramos que es indispensable el esclarecimiento total y el deslinde de responsabilidades respecto de la adquisición, uso ilegal y encubrimiento de Pegasus y otros sistemas de espionaje, así como el establecimiento de controles legales estrictos que garanticen que ningún gobierno local o federal, presente o futuro, pueda utilizar nuevamente el aparato del Estado para el espionaje ilegal.

En ese tenor, hacemos un llamado al Gobierno Federal para que en la implementación de los compromisos asumidos contemple lo siguiente:

1. Realice las gestiones necesarias para asegurar un mecanismo de asistencia técnica internacional a las investigaciones en curso, con el acompañamiento de organismos internacionales de derechos humanos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de manera que se garantice la independencia y solidez de las indagatorias que conduce la Fiscalía General de la República, así como su exhaustividad en torno a la adquisición y operación de Pegasus y de su encubrimiento.

2. Se supervise el cumplimiento del compromiso de cooperación de todas las dependencias del gobierno federal con las investigaciones en curso en la FIscalía General de la República.

3. Se diseñe e impulse, en conjunto con la sociedad civil y la asistencia de organismos internacionales de derechos humanos, una agenda de reformas para el establecimiento de controles democráticos a la adquisición, uso y rendición de cuentas respecto de herramientas tecnológicas susceptibles de representar riesgos para la privacidad. Dicha agenda de reformas debe perseguir los siguientes objetivos:

a. Evitar la corrupción, discrecionalidad y opacidad en la adquisición de tecnologías de vigilancia.
b. Impedir el ejercicio abusivo de dichas tecnologías.
c. Garantizar mecanismos de transparencia, supervisión independiente y rendición de cuentas respecto de su adquisición y uso.

4. Se transparenten de manera total los expedientes de contratación de Pegasus por parte de todas las dependencias federales, especialmente del extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), respecto de los cuales hay evidencia incontrovertible de su existencia.

5. Diseñe, en conjunto con las víctimas y la sociedad civil, los mecanismos adecuados para hacer de conocimiento de las víctimas y de la sociedad en general los expedientes y toda la información indebidamente obtenida mediante esquemas de espionaje ilegal, garantizando así el derecho a la verdad de las víctimas y el derecho a la memoria histórica de toda la sociedad mexicana.

En la implementación de estos compromisos y acciones, las organizaciones de la sociedad civil refrendamos nuestra entera disposición en acompañar el proceso y compartir la amplia experiencia, diagnósticos y propuestas para hacer realidad el anhelo de nunca más exista un Gobierno Espía en México.