Catorce agencias federales estadounidenses que utilizan sistemas privados de tecnología de reconocimiento facial, como Clearview AI, carecen de mecanismos reales de rendición de cuentas sobre su uso, reveló un nuevo reporte de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO).

Entre estas agencias se encuentran la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, el Buró Federal de Investigación, la Administración de Control de Drogas y el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, solo la última estaba en proceso de implementar una lista de vendedores aprobados de sistemas de reconocimiento facial y un registro para el uso de la tecnología, informó The Verge.

Un hallazgo importante del reporte es el reconocimiento de seis agencias que utilizaron sistemas de reconocimiento facial en personas que participaron en las protestas por el asesinato de George Floyd; además, tres instituciones también declararon usar esta tecnología durante el asalto al edificio de Capitolio, el 6 de enero de 2021.

La falta de mecanismos de rendición de cuentas puede generar aún más graves afectaciones a los derechos humanos de las personas que son objetivo de esta tecnología, especialmente cuando se vinculan al derecho a la protesta, ya que no se conoce exactamente cuál es su impacto, a veces, ni siquiera cuál se utilizó.

Por ejemplo, GAO preguntó a una agencia federal si había utilizado un sistema de reconocimiento facial desarrollado por compañías privadas y la agencia respondió que no; sin embargo, después de llevar a cabo una encuesta dentro de la institución se descubrió que se habían realizado más de mil búsquedas con este tipo de tecnología.

“Cuando las agencias usan tecnología de reconocimiento facial sin valorar las implicaciones de privacidad y aplicabilidad de los requisitos de privacidad, hay un riesgo de que no se adhieran a leyes, regulaciones y políticas relacionadas con la privacidad”, señala el reporte.

En total, 20 agencias reportaron tener sus propios sistemas de reconocimiento facial o utilizar sistemas de otras entidades, federales, estatales, locales o privadas; la gran mayoría reportaron el uso de los sistemas federales que mantienen los departamentos de Defensa y de Seguridad Nacional.

Este reporte va en contra de un creciente movimiento de prohibición al uso de la tecnología de reconocimiento facial a nivel local, el municipio que más recientemente aprobó este tipo de medidas es King, en Washington.


Imagen de Fort George G. Meade Public Affairs Office (CC BY 2.0)