Decenas de mujeres activistas y defensoras de derechos humanos de todo el mundo exigieron a los directores ejecutivos de algunas de las principales empresas de tecnología a nivel global —Mark Zuckerberg, de Facebook, Sundar Pichai, de Google, Shou Zi Chew, de Tik Tok, y Jack Dorsey, de Twitter— que combatan con urgencia la violencia contra las mujeres en sus plataformas.

La declaración se realizó en el marco del Foro Generación Igualdad, realizado en París liderada por The Web Foundation. En ella se señala una oportunidad histórica para que los directores ejecutivos de estas poderosas plataformas, hagan frente a una de las mayores barreras para la igualdad de género: la pandemia de abuso en línea contra mujeres y niñas.

El grupo de firmantes alerta que la magnitud del problema es enorme, ya que el 38 por ciento de las mujeres en el mundo ha experimentado el abuso en línea directamente; cifra que sube al 45% cuando se habla de las generaciones Z y millennial.

Esta epidemia de violencia en línea es más grave aún para las mujeres afrodescendientes, para las que se identifican con la comunidad LGBT+ u otros grupos marginados.

Las firmantes denuncian que una gran cantidad de estos abusos se dan en las plataformas de redes sociales, en las que el alcance puede ser nacional, internacional o global, las cuales cuentan con una enorme cantidad de recursos financieros y tecnológicos.

Como propuestas, en la carta se consideran dos aspectos fundamentales: que las personas tengan más control de su seguridad, ya que la experiencia en redes sociales no es igual para todas y todos, por lo que las mujeres deberían tener más control sobre quién interactúa con ellas, así como “más opciones sobre qué, cuándo y cómo ven contenido en línea”.

Además, se pide mejorar las herramientas actuales para facilitar la denuncia sobre abuso y el seguimiento de estas denuncias. Por ejemplo, tableros para que las personas usuarias puedan ver el está de todas sus denuncias en un único lugar, además de funciones para guiar los procesos de denuncia y acceso a apoyo adicional a mujeres cuando sea necesario.

Las firmantes aseguran que continuarán observando el cumplimiento de los compromisos que hagan los directores ejecutivos y “haremos que rindan cuentas cuando no lo hagan”.


Imagen de AltCity Media/Tech Collab Space (CC BY-NC-SA 2.0)