Un grupo de mujeres de Saltillo, Coahuila, ha denunciado el robo de cuentas de Facebook mediante una supuesta campaña acerca del cáncer de mama. Este ataque habría afectado a más de 100 personas de la localidad en las últimas semanas.

El modus operandi es que una mujer es contactada por una amiga o conocida a través de la red social, quien la invita a participar con imágenes de su torso desnudo para una presunta campaña de sensibilización sobre el cáncer de mama en el extranjero. La persona le asegura que su identidad no será revelada y, además, le ofrece una retribución a cambio de las fotografías.

Lo que la persona contactada ignora es que el perfil que la invitó ha sido previamente usurpado por un atacante. Después de enviar las imágenes, el atacante envía una página web apócrifa donde la víctima introduce sus credenciales de acceso de Facebook (nombre de usuario y contraseña). Una vez que la cuenta ha sido robada, ese perfil se convierte en un nuevo vector de ataque para estafar a otras mujeres.

En algunos casos, los atacantes solicitan imágenes eróticas o explícitas ─incluyendo vídeos de relaciones sexuales─ bajo el pretexto de que la campaña es “para ayudar a los pacientes a recuperar su sexualidad”.

En el último año, este tipo de ataques se han registrado en estados como Tlaxcala, Jalisco, Michoacán, Colima y Ciudad de México. Esta táctica también ha sido documentada por R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales.

En el caso de Coahuila, algunas de las mujeres que han sido víctimas de estos ataques han decidido interponer denuncias en contra de quienes resulten responsables. Al respecto, instamos a las autoridades de la entidad a que atiendan el asunto con la seriedad adecuada y con perspectiva de género.

Asimismo, reiteramos la invitación a todas las personas que sean o hayan sido afectadas por este tipo de incidentes a contactar a R3D para recibir apoyo y asesoramiento. De igual manera, recordamos que prácticas de seguridad digital como la verificación de dos pasos o el uso de contraseñas fuertes pueden ayudar a prevenir y mitigar los riesgos de ataque.