La Autoridad Noruega de Protección de Datos multó a la aplicación de citas Grindr con 11.7 millones de dólares por compartir información confidencial de personas usuarias con anunciantes, informó The Verge.

Entre la información que compartió la aplicación se encuentra la ubicación del dispositivo y características técnicas, estos datos al asociarse con un individuo podrían potencialmente exponer la orientación sexual de una persona sin su consentimiento.

De acuerdo con la autoridad de protección de datos, Grindr no informó de manera suficiente sobre cómo se recolectaba la información y se compartían con compañías terceras; además, esto se sumaba a que para poder utilizar la aplicación se tenía que aceptar la compartición.

“El mensaje es simple: ‘tómalo o déjalo’ no es consentimiento. Si te basas en ‘consentimiento’ ilegal estás sujeto a una multa fuerte. Esto no solo concierne a Grindr, sino también a muchos sitios y aplicaciones”, declaró la abogada especializada en protección de datos, Ala Krinickytė, al Consejo Noruego del Consumidor, el cual presentó las tres quejas por las que fue multada la aplicación.

La determinación, que se basa en el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, establece estrictos requisitos legales en toda una industria que se beneficia de recolectar información privada y compartirla.

Las autoridades de protección al consumidor esperan que Grindr se asegure que todos los datos personales ilegalmente recolectados y compartidos con terceras partes sean borrados, y que otras empresas que operen de forma similar se aseguren de cumplir el nuevo precedente legal.

“El conocimiento exhaustivo que las compañías tienen no solo de las preferencias de los consumidores, sino también cuándo es que son más receptivos a ser influenciados amenaza los derechos de los consumidores, de protección de datos y tiene consecuencias dramáticas para la sociedad en su conjunto”, concluyó el Consejo Noruego del Consumidor.


Imagen de Andrea (CC BY-SA 2.0)