En el último semestre de la administración de Enrique Peña Nieto, en 2018, la Policía Federal pagó 40 millones de dólares a dos empresas fantasma para la adquisición de equipo de intervención de comunicaciones y monitoreo de redes sociales, reveló una investigación de Univisión y El País.

Las empresas Dizoal y Esrome, registradas ante un notario del municipio de Chalco el mismo día (4 de abril de 2017), tenían como socios a dos personas adultas mayores de Naucalpan ─un carpintero de 74 años y una trabajadora del hogar pensionada de 65 años─, quienes negaron su relación con las supuestas empresas y haber firmado dichos contratos millonarios.

De acuerdo con la investigación, 1 de cada 4 dólares que gastó la Policía Federal en 2018, de la partida Gastos de Seguridad Pública y Nacional, terminó en pagos a las empresas fachada. Estas partidas son generalmente opacas ─bajo el pretexto de no entorpecer las investigaciones delicadas─ pero la administración de Peña Nieto aumentó su uso de manera exponencial, señala el diario El País.

El proceso de contratación fue señalado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en 2019 debido a irregularidades, especialmente en la adquisición de equipo a sobreprecio o que era directamente defectuoso. Al ser cuestionadas por la ASF, Dizoal y Esrome aseguraron que sus proveedores eran las empresas de Israel, Gita Technologies, Septier Communications y Cybergloves; sin embargo ni Dizoal, ni Esrome transfirieron dinero a proveedores fuera del país.

Univisión y El País solicitaron a C4ADS, organización especializada en análisis e investigación de conflictos globales y seguridad transnacional, la revisión de los registros internacionales de comercio para rastrear la adquisición del supuesto equipo de vigilancia y no encontró que ninguna de las empresas recibieron importaciones en 2018, ni en ningún años posterior.


Imagen de Presidencia de la República Mexicana (CC BY 2.0)