Allison Davenport, abogada de la Fundación Wikimedia, señaló ante el Senado que la introducción de la figura de “uso justo” (fair use) ─incluida en la propuesta de reforma a la Ley Federal de Derecho de Autor de la senadora Antares Vázques─ podría traer justicia al marco regulatorio del derecho de autor en el país, al permitir la protección de diversos tipos de discurso como parodia, crítica, periodismo, educativo e investigación.

Para Wikimedia, este concepto ─que esencialmente permite el uso de partes de obras protegidas en otros trabajos mientras sea considerado “justo”─ es fundamental para el balance en un sistema de derechos de autor, al proteger discursos críticos para la libertad de expresión y el ejercicio y goce de otros derechos; por ejemplo, al permitir el trabajo de las instituciones culturales: galerías, bibliotecas, archivos y museos (GLAM, por sus siglas en inglés).

El uso justo (también llamado uso legítimo o uso razonable) permitiría a las instituciones culturales preservar obras de interés público que todavía no están en el dominio público, algo especialmente importante en un país con uno de los estándares más restrictivos de derecho de autor. Esto ayudaría a evitar la pérdida permanente de conocimiento y cultura para el país; no solamente en formatos físicos, sino en Internet, debido al rápido cambio de tecnologías y a la enorme producción y rotación de contenido en línea.

Davenport también detalló que las recientes reformas al derecho de autor en México son contrarias a los derechos humanos, ya que obligan a las plataformas de Internet al uso de filtros de contenido que pueden llevar a la censura de discursos legítimos; además de la introducción de mecanismos como la “notificación y retirada”, los cuales han sido crecientemente utilizados en otras partes del mundo para silenciar la libertad de expresión.

Finalmente, la Fundación Wikimedia reiteró su apoyo a la introducción de la figura de “uso justo” en la legislación mexicana, la cual no contempla ninguna obligación internacional adicional para su adopción por parte del Estado Mexicano.

“La introducción de las provisiones de uso justo en la ley crea un ambiente que promueve la compartición del conocimiento y su preservación, mientras provee tanto al usuario promedio de internet y profesionistas con un nivel de certeza que las listas [de excepciones] no pueden alcanzar por sí mismas”, concluyó Davenport.


Imagen de Gobierno CDMX